ACERCA DE

Bautizar, ya sea un transbordador espacial o una pierna ortopédica, siempre será un asunto delicado. Casos como el del joven votante Shakespeare Mozart Armstrong Correa Pérez, o el de la senadora Ena von Baer, que bautizó su dildo como Goebbels, en memoria de su pastor alemán recientemente fallecido, son particularmente ilustrativos del desafío que implica darle un nombre a las cosas y de la posibilidad latente del completo desastre. Ya me lo había advertido Walter Mercado en sueños: “Los nombres trazan el destino de las cosas”, así que yo me pensaría dos veces si es buena idea ponerle Michelle, Mauricio, Evo o Keiko a tu primogénito/a, so riesgo de contribuir a la formación de una incompetente, un idiota, un payaso o una delincuente. Vayan a saber Uds. si Jámpster es un buen nombre, pero era el que estaba a la mano. Ni modo.

Jámpster pretende ser un cuaderno de apuntes centrado en la literatura actual. Así, desde la precariedad y la ambición desmedida de una webzine a todas luces ninguneable de la que no se sabe ni su continuidad ni sus posibilidades de alcance, nos hemos lanzado a la misión de rastrear y reunir en esta página una muestra de laboratorio de los proyectos escriturales más potentes en lengua española. No nos interesa jaipear el méinstrim, lo que en palabras formales sería promover un nuevo canon, ni apelar a aquel manido concepto de la literatura marginal o del borde —jerga con que la academia busca ampliar su campo de dominio y, de paso, homogenizar y generar réplicas de lo marginal desde el discurso hegemónico—; por el contrario, este comité editor apuesta por autores anómalos, dislocados de cualquier categoría.

Quisimos golpear fuerte de entrada; así es como convocamos para esta primera tanda (no hablemos de número, pues éste será un weblog de actualización constante) a un grupo de destacados autores (poetas y narradores) de Perú, Bolivia, Ecuador, Paraguay, México y Chile, que constituyen —de acuerdo con nuestra lectura del panorama actual— una muestra representativa de lo mejor de la producción literaria en Latinoamérica. ¿Muy pretencioso de nuestra parte? Seguramente, pero si hemos de fracasar, que sea con estrépito.

Ahora pasen, lean y siéntanse libres de echar espuma por la boca. Su material biológico es nuestro sueldo.

JÁMPSTER es Matías Fuentes, Tito Manfred, Constanza Fuenzalida, Cristian Lagunas (México) y Diego L. García (Argentina).
Santiago de Chile, 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s