Perfil editorial: Laurel

A pesar de su catálogo y criterio estético eclécticos, Laurel se ha posicionado como un sello reconocible en medio la efervescente fauna editorial chilena. En consonancia con aquel espíritu inquieto, para el perfil que viene a continuación, no esperen las respuestas a las típicas preguntas-tipo sobre la editorial que ya venimos haciendo desde hace un par de números, porque con Andrea Palet (su principal gestora) nos dimos el lujo conversar sobre algunas de las tantas cosas fomes que conlleva la edición.


¿Nos puedes contar sobre el origen de Laurel?

Tuve por dos años una editorial con un librero y una muy amiga mía, una diseñadora muy buena. Se disolvió repentina y no felizmente, y entonces otras dos amigas, periodistas esta vez, me impulsaron y se involucraron en la creación de una segunda editorial donde yo sería la editora. No es un origen muy épico, pero siempre es así, fomísimo.

No hay. Las conceptualizaciones siempre son a posteriori y para efectos burocráticos y/o persuasivos.

A nivel visual y de diseño gráfico, sus libros llaman la atención por su tipografía y por su trabajo con colores fuertes e ilustraciones, el que se manifiesta -inclusive- en el diseño interior, haciéndolos reconocibles. ¿Cómo logran cuajar el diseño editorial con su línea de catálogo para que el concepto del sello sea identificable a lo largo de sus distintas publicaciones?

Agradezco que sean reconocibles, porque técnicamente no hay demasiados patrones que respetemos. La idea siempre fue que cada obra tuviera el tratamiento gráfico que mejor la arropara y representara en su presentación en sociedad, y si para eso hay que cambiar todo y no respetar ni siquiera la línea gráfica propia, eso no es un problema para mí.

EIZZ1xxXkAY2dAh

Considerando que Laurel podría encasillarse dentro del movimiento de la edición independiente nacional, ¿qué creen que le hace falta a la escena local para crezca y mejore?

Me incomoda aparecer dando lecciones a los colegas porque empecé muy tarde con una editorial propia, no estudié Letras y muchos saben más que yo. Cuando las doy, es como profesora de edición, nunca como editora de Laurel. Y si las doy, es porque me he equivocado en todo aquello en lo que uno se pueda equivocar en el campo.

Dicho eso, creo que le hace falta más rigor en lo fome (administración, gestión de catálogo, autonomía financiera), pero en general es una escena solidaria, generosa y de catálogos muy interesantes. La que está al debe total es la escena editorial universitaria.

3

¿Cuáles son los planes para Laurel en el corto y mediano plazo?

En el corto plazo: la supervivencia después de un año que fue malo, malo, pésimo. En el mediano, ir incorporando otros géneros, como el periodismo en traducción y el ensayo político.


matias-fuentes-aguirreMatías Fuentes Aguirre (Santiago, 1990). Editor de la revista y editorial Jámpster.