Piñera es el devil / Pacos_InCrescendo ≠ Pacos_InQliables [Cayo Cactus]

Piñera es el devil

Si embutidos de ángel y demonio, no hay novedad en afirmar la infinitud del humano en el jardín de juegos del bien y el mal.

El rechazo más o menos generalizado a la idea de la maldad como sustancia, como cosa viva que repta por el mundo parece sana y razonable. Es más práctico decir (como otros antiguos): el mal se hace porque no saben lo que hacen, no porque sean malos.

Rechazar el maniqueísmo blanco/negro alivia la presión de saber que todos y cada uno de nosotros somos sonrosadas bestias con tal potencia. Actuamos mal lo que no necesariamente quiere decir que seamos malos-malos.

(Todos tienen sus días, a todos nos pasa, tú sabes, de cuando en cuando es inevitable cagarla, pero en el fondo su corazón está en el lugar correcto y otros cómodos lugares comunes).

Estas ideas podrán ser plausibles entre pares, colegas, amigos, familiares: ya, qué tanto, nadie es perfecto, insistimos. Pero no podemos insistir en ellas cuando se trata de política. La República es literalmente la cosa que nos pertenece a todos. En política no existe el perdón, ni las disculpas eximidoras, ni las medias tintas: existen responsabilidades y las responsabilidades se pagan.

Sebastián Piñera Echeñique, quien ha sido llamado a conducir al estado y el gobierno de Chile como Presidente de la República ha dicho que estamos en guerra.

Con sus palabras ha sembrado el miedo entre los ciudadanos y, solo por ese acto, gente ha sido lesionada, torturada, asesinada: es, entonces, responsable y no merece volver a involucrarse en nuestra cosa pública. Hasta aquí un juicio es político.

Sin embargo se puede agregar: su actuar ha demostrado un nivel de negligencia tal que solo puede equipararse al dolo. Es decir, no puede esconderse en el error o la equivocación, una negligencia más o menos cuneteada pues su actuar revela una intención de ejecución equivalente a la maldad. Peor, esa violencia amparada en el poder del leviatán par validarse y, peor aun, para quedar impune.

Piñera es un tirano, Piñera es enemigo de Chile y sus ciudadanos, Piñera merece el castigo que su propio credo llama infierno.

Y como no sabemos de la vida después de la vida, es nuestro imperativo moral y nuestra legítima defensa denunciar y castigar su maldad hasta las últimas consecuencias, hasta que la vida lo abandone. No se puede pensar en Piñera como alguien torpe, equivocado, mal informado; ya lo sabemos, él es malo, es el lobo del cual tenemos el derecho a defendernos.

Piñera juega con fuego. Piñera se esconde. Piñera es el demonio.


Pacos_InCrescendo ≠ Pacos_InQliables

*

Un par de pacos salen de la comisaría.
Caminan en línea recta hasta la calle más cercana.

Paran una micro.

No es un lugar habilitado para ello, no es un paradero, abordan, no pagan la tarifa.

Se marchan.

*

Un paco desvía el tránsito.

Le preguntan al paco cuál es la mejor forma de llegar a X, pero nadie le enseñó al paco cómo ayudar a la gente, solo le ordenaron: por acá no puede pasar la gente.

El paco ladra: por acá no puede pasar la gente.

El paco no sabe nada. El paco miente. La gente circula con esas indicaciones y se pierde por horas.

*

Tres pacos piden papeles a una vendedora ambulante. La señora no tiene los papeles. Los pacos dan vuelta y rompen su carrito de mote con huesillos. El jugo de huesillo se escurre y tiñe las calles y los zapatos de la señora Magdalena, que se va detenida.

*

Pacogate: Al menos 55 pacos formalizados por defraudación pública. Según fiscalía el monto del fraude perpretado por los pacos ascendió a los $28.300 millones de pesos (35 millones de USD) en un periodo de tres años.

*

Siete pacos firman un testimonio. Un civil es formalizado y queda en prisión preventiva. El imputado se salva por un video que corrobora su versión.

Siete pacos firmaron un testimonio falso para imputar un delito a una persona inocente.

*

Dijeron: recibimos disparos, fue un enfrentamiento, se había robado un auto, escapaba.

Ordenaron: destruyan la evidencia, declaren bajo juramento que no hay registro audiovisual.

La verdad: lo asesinaron.

Un año antes de su asesinato, en un informe de inteligencia de los pacos ya aparecía su foto y nombre:

Camilo Marcelo Catrillanca Marín.

*

¿Si no pueden lo menos, cómo van a poder lo más?

* Una primera versión de ambos textos fue publicada en el instagram personal de Cayo Cactus.


Cayo Cactus (1984). Procesador / Texto / Imagen.
@cayocactus