Traducciones: Poemas de J. H. Prynne [versiones de Kurt Folch]

La fama repentina puede resultar sospechosa, sin embargo, la más o menos reciente valoración internacional del trabajo de Jeremy Prynne (Kent, 1936) no hace más que confirmar lo que no pocos (tampoco muchos) ya sabían: se trata de uno de los poetas ingleses más relevantes de la actualidad. Prynne no ha hecho mucho a lo largo de su vida por figurar en la prensa cultural. Muy rara vez hace lecturas. Según ha expresado, la lectura da a sus poemas un carácter biográfico que no tienen, o que a él no le interesa concederles. Por esta razón, se le suele clasificar en algunas reseñas como poeta «anti-pathos».

Aunque ya está retirado, Prynne durante toda su vida fue un destacado profesor del Gonville and Caius College de la Universidad de Cambridge y su trabajo creativo ha sido publicado casi exclusivamente por pequeñas editoriales gestionadas muchas veces por sus propios estudiantes. Esta relación con una de las universidades más importantes le ha permitido mantenerse independiente de las camarillas y modas que afectan a la poesía inglesa. Su trabajo se vincula, de todas maneras, con el llamado British Poetry Revival, que reunía a un puñado de autores que replantearon la tradición experimental, al tiempo que mantenían una relación directa y permanente con algunos poetas norteamericanos que compartían los mismos intereses (Olson, Dorn, Creeley, Ashbery). Esta combinación dejaba a estos poetas en los márgenes de la literatura conservadora que domina la escena británica desde los años cincuenta en adelante. Dentro de este panorama se suele ubicar a Prynne, y con razón, como el opuesto absoluto de Larkin. No solo en lo estético, sino que también en lo político.

Las cosas han ido cambiando, y en los últimos años Prynne ha experimentado un reconocimiento cada vez mayor. Una prueba de esto es la reedición de The White Stones (1968) hecha por la NYRB (New York Review of Books, 2016), al cuidado de Peter Gizzi. Puede que esto sea, como suele ocurrir, también una forma en que la propia poesía norteamericana intenta captar e impulsar un nuevo momento poético. Prynne puede resultar más o menos cercano a cierto John Ashbery, y en algunos aspectos a la Language School, a Olson y la Black Mountain, aunque en rigor Prynne resulta bastante inclasificable, como casi todos los poetas británicos del British Poetry Revival. De cualquier forma, y aun siendo un poeta «oscuro» y complejo, las ya tres ediciones de su poesía completa (Poems) publicada por Carcanet ha sido celebrada con entusiasmo. Forrest Gander ha dicho que se trata de una obra «intelectualmente desafiante, al tiempo que es entretenida, políticamente incisiva, erótica y filosófica». John Kinsella lo define como «el poeta más importante en lengua inglesa». Ian Sinclair, por su parte, afirma que se trata del «resultado de treinta años haciendo del lenguaje algo sorprendente e inevitable. Tal nivel de inteligencia, control y riesgo es realmente abrumador», y Peter Akroyd, en The Times, exclama «Sin duda el poeta más completo y formidable de la Inglaterra actual, un escritor que por sí solo ha cambiado el vocabulario de la expresión». Esto a modo de introducción a un poeta formidable y que según sus propias palabras no intenta sino alcanzar, en el lenguaje, el punto de «absoluta incertidumbre». Para esto Prynne despliega en sus poemas una cantidad considerable de referencias cruzadas en las que junto a la literatura se combinan la geología, la cristalografía, la prehistoria, la economía, etc.

La presente selección consiste en poemas tomados de The White Stones (1968).

 

Kurt Folch


Una figura de la piedad, del discurso

A merced de la fortuna: de modo que
él pregunta la hora y está gris, casi con
solemne insistencia. Así es, de modo
que quizá solo el olor de la resina

………………….lo mantiene en una simple
………………….esperanza. Ella lo sabe,
………………….hay una incitación
………………….indirecta, entre ellos.

Hacia lo alto se disuelven los ramajes, en astillas
del horizonte: para cada uno, el temor a esto, o demasiado
lejos hacia el costado. La grieta que a ella
le gusta tocar, como avanzando, el sonido de su tipo de respiración.

………………….En la luz, que cada uno
………………….podría, corriendo desde ambos
………………….al alcance de la distancia
………………….innombrable, en el ojo

donde está el amor, y el sonido del agua, se llamará
euterpe. Tocarán acerca de
la equivocación, creando la carne y las uñas en
la belleza de los dedos, a la actividad de la luz,

………………….practicarán con las manos vacías
………………….con la esperanza de conservarlo, la horrible
………………….usura del amor: bajo la luz gris
………………….y las columnas de esperanza, por la orilla del río.

*

Viviendo en la historia

Caminar por la costa, es una imagen
agradable, del agua un
…………demorarse en ciertas
…………distinciones, como
…………estirarse, en la distancia
el templo del camino que
tome él; y no puede sacudir
…………la bruma, de una
…………lista de llamas
…………pequeñas.
……………………Él solo
desea el paciente reflujo paciente, mientras
sigue la orilla: eso no es
…………honesto, salvo dónde
…………sus pies imprimen y
…………marcan su huella
……………………en el hecho concreto del
……………………atardecer
el camino donde él alcanza
en movimiento, como planta húmeda
…………o el beneficio, de
…………escuchar la marea que viene.
Sigue de largo, como una línea, de descanso
y contraste, una esperanza ahora vivida
…………hasta, un litoral de incómodos
…………deseos particulares
……………………fémur del
……………………mundo

*

Bronce : pez

Estamos al filo de todo eso y
podemos volver a otro
asunto, solo que no es volver sino
más bien descender, o algo en el sentido
de alejarse. Las virtudes
de la prudencia, el rico suelo cultivable:
pero por qué siempre toda la cosecha
para el mercado corre para volver
a formarse? La cohesión social
de las comunas es nuestra nueva ligadura,
y tal compromiso, debes verlo, es
la regla para la conexión, donde se nos
exime de esperar. Esa es
la ciudad humana, & nos encontramos
al filo de ella. Cuál camino
enfrentamos. Quema la gran esfera:
cuéntalos, los días de la semana.

*

Ábrete boca

Ponerle nombre, mantenlos
abajo y pregunta apenas
si están gritando, con ambos pies
plantados e inclinados hacia mí

……la nota no tiene ninguna con-
……secuencia, se tragan el
…………paisaje ante ellos

Ojo, al nombre de una ocasión
que les pertenece, cuando se
las quito, el regalo ofrecido
tocado por el sonido más puro

……no puedo sostenerlo
……es un nombre: gritando
……o inclinándose, en la única

tierra debajo de ellas, de cada uno

*

Canción a la vista del mundo

A la vista del mundo ellos están
agobiados con esto, el mar
azotando, la costa y todas
las lámparas por el camino–
…………pero dónde están ellos, irán
…………hacia allá: por qué no
…………amar y la instrucción
…………llega rápidamente a los lugares
donde se encuentren? Quiénes son las musas
en esta precaria instalación –como
si hubiera mucha incertidumbre
a propósito de eso. Somos una tierra
…………machacada por la represión, en
…………un pasado demasiado cicládico. Es
…………la batalla de Maldon el plomo
…………en nuestros pies: lidiamos
con ese peso solamente & el imperio
del amor, en la niebla. El nombre de
esta tierra, desconocido, es ese. Pesados de sudor
añoramos las verdes colinas, amables con
…………arroyos fluyendo al mar
…………pero sin un amor importante. La política
…………de esto será revisada. Ellos son la
…………pérdida de cada uno de nuestros movimientos, en la historia.
Que es donde muchos de los perdidos permanecen
a diferentes distancias de la costa
de puro gneiss o los huesos de un plan químico
para el fin del mundo. Eso es todo, Thule,
…………la nota glíptica de que llevamos
…………con cada representado deseo sentido
…………en el continente europeo. La esposa
…………de Lot, la costa más distante del mundo.
Y el peso? Aun con nosotros, contenerlo
es entendimiento. La noche es hermosa
con estrellas: no consideramos el fin
que es un mito tan poderoso, como para arrojar
…………fuego por la ruta de todas las líneas
…………desde Londres hasta el cabo y el paraje
…………más lejanos que deja el hacha.
…………Apolo es aquello que amo, eso
se lo tragará el gran lobo para renacer
como mariposa en el cabello de la diosa.
Somos pobres de esto, pero amo
e insistiré, la igualdad
…………de la nostalgia. Lo mismo no es cierto
…………sino deseado: yo lo deseo y cercaré
…………la necesidad con bandas de hierro,
…………esta es la cuña de mi mayor esperanza.
Todos los litorales son una sola cima. Todo el
mar un inmenso camino, la costa una tierra en
la nieble. Las lágrimas del mundo se dispersan
por todas partes, y dentro de la noche puedes escuchar
…………como arden los arboles con presagios.
…………Como antes, soy el gran amante
…………rindo honores a Don Juan, & afilo
…………su cuchillo con la planta del pie.
El bosque, de estrellas. Los caminos, algunas personas
grises caminando hacia el restaurant.
Los faros, como una linterna; ahora ya están
en el restaurant. Mira, nos los comeremos.
…………La luz hará todo esto, amar
…………es el último recurso, debes
…………saberlo, te diré,
…………esto, amor, es
………………………………el mundo.

*

La entrada occidental

Muy alto, hasta el cielo, tanto que
las colinas se pierden borrosas por
el relumbre. Qué podría variar
del clima, con esos cambios de lugar?
…………Manganeso en la frente;
…………el rico mineral, nubes por sobre
…………las estrellas, acercándose a la costa–
todo el poder de nuestra emoción, lo que
sentimos, queriendo la inclusión, la sombra.
Observa cualquier camino que descansa sobre
la fisura de la tierra, con esa metafísica
…………en parte decisiva & en declive:
…………lo creemos a pesar de
…………los ingenieros. El poder
es el deseo de movimiento, reconocer un
fuego oculto en el atardecer
o al amanecer o lo que sea. El resplandor
es historia, el deseo de un cielo nocturno
…………también durante el día, desde que
…………las estrellas rodean las colinas &
…………nuestros motivos sin recriminaciones.
El circuito formal es la inclusión. La línea corre
inflexionada pero las siluetas son azules & brillantes.
Esta es la órbita, mareas, la mutua expansión,
temblamos con razón y con amor:
…………las colinas son augurios, & el
…………cuánto más, podemos esperar,
…………al clima, con las estrellas.
O se larga a llover y la inclinación del camino
se pierde en esto también– todo está allí, tal
como el enladrillado o la esperanza de consejo.
Escribe una carta, cruza el pavimento húmedo
…………las líneas están tirantes con
…………la tensión, quizá se
…………corten pronto. La explosión
es para todos y yo dedico los resultados
al pez en el mar y a la pureza del
lenguaje: la verdad es más triste pero quién
me exigiría tener esperanza solo por eso?


Versiones originales

A Figure of Mercy, of Speech

On the hilt of fortune: so that he
asks the time and it’s grey, with
almost solemn insistence. Yes it is, so
that perhaps only the smell of resin

………………….holds him to a single
………………….hopefulness. She knows
………………….that, there is a oblique
………………….incitement, between them.

The branches dissolve upwards, into slivers
of the horizon: for each, the fear of this, ot too
far into the side. The rift that she loves
to play, as forward, the sound of his breathing kind.

………………….In the light, that each
………………….might, running from both
………………….in reach to the distance
………………….that is unspoken, in the eye

where love is, and the sound of water, euterpe
shall it be called. They will play over
the slip, making the flesh and nails on the
handsome fingers, to the action of the light,

………………….will play the open palm
………………….hoping to keep to it, the fearful
………………….exaction of love: in grey light
………………….and hope in columns, by the river side.

*

Living in History

Walk by the shore, it is
a cool image, of water
…………a bearing into certain
…………distinctions, as
…………the stretch, out there
the temple of which way
he goes; and cannot shake
…………the haze, from
…………a list of small
…………flames.
……………………He wants
only the patient ebb, as
following the shore: that’s
…………not honest, but where
…………his foot prints and
…………marks his track
……………………in the fact of
……………………the evening
the path where he grabs at
motion, like a moist plant
…………or the worth, of
…………hearing the tide come in.
Walk on it, being a line, of rest
and distinction, a hope now lived up
…………to, a coast in awkward
…………singular desires
……………………thigh-bone of the
……………………world

*

Bronze : Fish

We are at the edge of all that and
can reach back to another
matter, only it’s not back but
down rather, or in some involved
sense of further off. The virtues
of prudence, the rich arable soil:
but why should ever the whole
mercantile harvest run to form
again? The social cohesion
of towns is our newer ligature,
and the binding, you must see, is
the rule for connection, where we
are licensed to expect. That’s
the human city, & we are
now at the edge of it. Which way
are we facing. Burn the great sphere:
count them, days of the week.

*

Mouth Open

To set a name to it, hold them
down and ask merely
are they shouting, with both feet
planted and leaning towards me

……the note forming no con-
……sequence, they gulp the
…………landscape before them

Alert, to the name of an occasion
which is theirs as I take
it from them, the offered gift
met by the purest sound

……I cannot hold this
……it is a name: shouting
……or leaning, on the single

earth which is below them, each one

*

Song in Sight of the World

In the sight of the world they are
heavy with this, the sea
thrown up, the shore and all
the lamps out on the road–
…………but where are they, will
…………they go to: why do
…………not love and instruction
…………come swiftly to the places
where they stand? Who are the muses
in this windblown instalment– as
if there is much uncertainty
about that. We are a land
…………hammered by restrain, into
…………a too Cycladic past. It is
…………the battle of Maldon binds
…………our feet: we tread
only with that weight & the empire
of love, in the mist. The name of this
land, unknown, is that. Heavy with sweat
we long for the green hills, pleasant with
…………waters running to the sea
…………but no greater love. The politics
…………of this will bear inspection. They are
…………the loss of our each motion, to history.
Which is where the several lost stand
at their various distance from the shore
on gneiss or the bones of a chemical plan
for the world’s end. This is it, Thule,
…………the glyptic note that we carry
…………with every unacted desire felt
…………in the continent of Europe. Lot’s
…………wife, the foreshore of the world.
And the weight? Still with us, the hold
is a knowing one. The night is beautiful
with stars: we do not consider the end
which is a myth so powerful, as to throw
…………flames down every railway line
…………from London to the furthest tip
…………cape and foreland left by axe.
…………Apollo it is that I love, that
shall be swallowed by the great wolf and be
reborn as a butterfly in the hair of a goddess.
We are poor in this, but I love
and will persist in it, the equity
…………of loging. The same is not true
…………but desired: I desire it and shall
…………encircle the need with bands of iron,
…………this is the wedge of my great hope.
All the shores are a single peak. All the
sea a great road, the shore a land in
the mist. The tears of the world are spread
over it, and into the night you can hear
…………how the trees burn with foreknowledge.
…………As before, I am the great lover
…………and do honour to Don Juan, & sharpen
…………his knife on the flat of my foot.
The forest, of stars. The roads, some grey
people walking towards the restaurant.
The headlights, as a lantern; now they are
in the restaurant. See, we shall eat them.
…………The light will do all this, to
…………love is the last resort, you
…………must know, I will tell
…………you, this, love, is
………………………………the world.

*

The Western Gate

Too far up, into the sky, so that
the hills slip with the wash of
the quick brightness. What could the weather
shift, by those changes of place?
…………Manganese on the brow;
…………the rich ore, clouds over
…………the stars, coming inshore–
all the power of our sentiment, what we
do feel, wanting the inclusion, the shade.
Watch any road as it lies on the
seam of the earth, with that partly
…………turning & falling metaphysic:
…………we believe it even despite
…………the engineers. The power
is the wish to move, to recognize a
concealed flame in the evening
or dawn or whatever. The gleam
is history, desire for a night sky
…………during the day too, since
…………the stars circle the hills &
…………our motives without reproach.
The formal circuit is inclusion. The line runs
inflected but the shapes are blue & shining.
It is the orbit, tides, the fluctual spread,
we shiver with reason and with love:
…………the hills are omens, & the
…………weather how long, with
…………the stars, we can wait.
Or it rains and the camber of the road
slips into it too– it’s all there, as
the brickwork or hope for device.
Write a letter, walk across the wet pavement,
…………the lines are taut with
…………strain, maybe they’ll
…………snap soon. The explosion
is for all of us and I dedicate the results
to the fish of the sea and the purity of
language: the truth is sadder but who
would ask me hope only for that?


Foto Kurt FolchKurt Folch (Valparaíso, 1970). Poeta y traductor. Ha publicado los libros de poesía Viaje nocturno (Stractis, 1996), Thera (La Calabaza del Diablo, 2002; Pez Espiral, 2018), Paisaje lunar (La Calabaza del Diablo, 2010), Líquenes (La Calabaza del Diablo, 2014), La dormida (Cuadro de Tiza, 2014) y Tierra negra (Una Casa de Cartón, 2018). Ha traducido Las alegres casadas de Windsor de William Shakespeare (Melhoramentos, 2002), Secciones eternas de Tom Raworth (Tácitas, 2011) y Chomei en Toyama de Basil Bunting (Lecturas, 2017). Seleccionó y tradujo George Oppen: poesía, ensayo y entrevistas (UDP, 2012).