Punto de partida: «H. Sweet H. Sobre Un paseo por H. de Peter Greenaway» [Diego L. García]

Pour l’enfant, amoureux de cartes et d’estampes…
C. B.

 

1

1978. 41m. Música de Michael Nyman [“Conocí a Greenaway en 1961 cuando estudiaba en la Royal Academy. Éramos muy amigos. Él tenía un gran cuarto en la parte de atrás de su casa en East Finchley donde solía pasar películas los viernes y sábados por la noche”] [Sobre las primeras películas –pre años 80- filmadas por P. G.: “La gente realmente no miraba esas películas”].

http://ubu.com/film/greenaway_walk.html

 

2

Un ornitólogo viaja de “este mundo” al siguiente. (H)eaven ↔ (H)ell.

Heoron (inglés antiguo), (h)ogar de Dios.

Haljō (protogermánico), mundo subterráneo, (h)ole, agujero, caverna. Presenta cierta proximidad (discutida) con el verbo romano cēlō, ocultar, to (h)ide.

¿Qué se puede habitar? ¿Acaso una galería de arte, un cielo de pájaros? ¿Es el texto el que habita a partir de nuestras impresiones? ¿O somos habitados por los textos de los lugares a los que quisiéramos referir?

Habitar la traducción de una voz en off que durante una grabación de 40 minutos recorre una exposición de mapas [y pájaros, interferencia de pájaros] es algo parecido a leer.

¿Cómo iremos en busca a Tiresias, aquel que des-oculta las cosas, si no tenemos el mapa apropiado? (H)ades ↔ (H)ell.

¿Qué ardides nos quedan en este tiempo para bajar a Lo Invisible?

 

3

Tulse Luper (1911 – ?)

https://www.youtube.com/watch?v=6lWSZ08ocpM

Un escritor ha conservado en 92 maletas toda la (H)istoria del siglo.

92 mapas colgados en las paredes de una galería de arte.

#92: Uranio. Núcleo de la Bomba (H).

Ouranos: (H)eaven.

https://www.youtube.com/watch?v=Mc3EKAszRAw

Peter Greenaway, 2003: “La gran metáfora que a mí me interesaba era la Historia como manipuladora de la realidad. La Historia es una entelequia, lo que existen son los historiadores. La Historia es un país extranjero que nunca podemos visitar. (…) El Uranio es responsable de los grandes desastres del siglo, desde su descubrimiento en un desierto de Colorado hasta el potencial de la bomba atómica. Yo nací tres años antes de Hiroshima y mi niñez y adolescencia corrieron paralelas a la Guerra Fría. En cierto sentido soy “hijo del Uranio”, y creo que los historiadores del futuro pueden referirse al siglo XX como el siglo del Uranio, con su poder real y metafórico” (El Cultural, 17 de julio de 2003).

 

4

Greenaway logra textualizar el proceso, no quedarse en la reproducción de escenas. Desecha los bloques convencionales, busca pasajes no mediados por la legibilidad sino interferidos por texturas. Sus traductores/editores han creado una segunda instancia, una nueva capa de textura en el formato libro. Los mapas ya no tienen su soporte visual y el relieve de la lengua aumenta a su máximo. Debe bastarse aunque al mismo tiempo devenga en otra cosa. La obra de PG retorna a un probable guión inicial; un artefacto que habría sido un mero andamio de la voz grabada. Y tras todo esto la expresión se sostiene (piénsenlo después de ver la filmación y de leer el libro) con una potencia autónoma que históricamente hemos llamado literatura.

Ahora, si para el autor la Historia es una manipulación de la realidad, ¿cuál es la realidad de su exposición de mapas? Las explicaciones que abordan el trabajo de PG desde el término surrealismo no hacen más que caer en los baches de la (H)istoria. El arte de Greenaway va en sentido inverso, desteje las convenciones, no agrega “anticonvenciones” que siempre terminan siendo un refrito de cierta moral superadora.
Así PG leyó el siglo XX, ¿podríamos seguirlo para pensar el siglo XXI?

 

5

p. 46: “Tulse Luper dijo que, de necesitarlo, podría usar este mapa como un comodín en un juego de cartas, que me podría sacar de problemas”.

 

6

La voz en off de un “artista” que comenta cuadro por cuadro. La trivialidad de sus orígenes, sus impresiones impulsivas, sus olvidos, sus relaciones zoológicas, su animalidad encuadrada (en los marcos, en la lengua).

 

7

Lo sustancial radica más que en el resultado, en los procedimientos de este ornitólogo-coleccionista-curador de una secuencia. Su yo está saturado y expuesto. Más que una intimidad (“Este dibujo perteneció a mi tía. Durante 57 años creí que se trataba de un plano de su jardín. Murió intoxicada después de comer un omelette”) asistimos a un desenmascaramiento, en el cual toda la superficie decible es expulsada. El yo habla para expulsarse, no para esconder. Es decir, no confiesa sino expone. Algo interesante: tampoco revela, aunque hayamos dado un paseo por cierta hermenéutica no se trata de un libro de René Daumal. Esta reencarnación es de la imagen en texto, un experimento de lenguajes y resistencias para perforar la masa que nos constituye (o que constituye el plano que suponemos lo real); un planteo mucho más material que onírico o intuitivo.

 

8

El mapa-literatura

Una voz en off puede explicarlo todo. Siempre tiene algo que decir. Pertinente o desajustada. Sorprendente o anecdótica. La cosa está en el tono. Como si el discurso artístico fuera una cuestión de diseño (perdón pero es la idea más cercana que encuentro).

La voz-crítica lo rellena todo con su gracia retórica. Bloques de música minimalista y de tonos seguros, radiales, microfónicos. Ahí está el producto.

La voz-literaria permite hasta el aburrimiento. Lo más cruel para el consumidor de estos siglos. Permite y remite una sustancia en su puntual densidad. No hay valores, solo una correa bien aceitada.

 

9

No son los mapas de la Comedia. El diseño es puro transcurso discursivo. Un asunto sin segmentos. La ornitología es también todas las artes y todas las ciencias. No hay nada fuera de esta exposición que pueda ser dicho.

 

10

(elementos textuales fuera del texto. en busca de un archivo atómico)

Dead-End Passage. Westward Kink. Phalarope. Odhams. Way.

La luz de la sala se apaga. La puerta se cierra. El adentro-afuera deja de permanecer. Es (como) un libro que se cierra. Se acabó el lenguaje. Los pájaros tienen otras cosas que hacer.

 

 


 

 

L_unpaseoporh
Peter Grenaway, Un paseo por H. [trad. Aníbal Cristobo y Patricio Grinberg]. Zindo & Gafuri, 2019.

 


diego-l-garciaDIEGO L. GARCÍA (Berazategui, 1983). Profesor en Letras. Escribe poesía y crítica literaria. Entre sus publicaciones se encuentran: Esa trampa de ver (Añosluz, 2016), una voz hervida (Jámpster, 2017; en coautoría con Ivankan), Una cuestión de diseño (Barnacle, 2018) y fotografías (Zindo & Gafuri, 2018). Su blog es: http://margendelpoema.blogspot.com.