Extracciones: La vida ya superó a la escritura [Tilsa Otta]

Imagen: Rhona Eve Clews, Celestial Bodies (Night Work) (2018)

Hoy jueves 17 de enero, se presenta en Lima el último libro de la poeta peruana Tilsa Otta, La vida ya superó a la escritura, editado por el sello Juan Malasuerte. Les presentamos a continuación una selección de poemas del libro.

promocional


La hormona de la oscuridad

Un club nocturno no hace un verano
Mas creo en el perreo
Eterno recreo
En la agitación de la masa crítica
Inclinándose ante sí misma
¿Quién no ha soñado con la razón?
Qué bueno
Qué buenos libros tienes
Nunca olvides
Que las páginas porno son inseguras
Activan recuerdos de otras vidas
Y luego no puedes cerrarlas
Nunca nos olvides
Transmitimos el virus del lenguaje internacional del amor
Dioses paganos
Nos dieron la vida pero queremos más
Tengo tres cromosomas X pero quiero +
+ + +
Quiero ser la hormona de la oscuridad
Quiero ver
Quién puede abrir más la boca
Quién tiene la lengua más larga
Más policías desarmados y vueltos a armar
Quién puso un orificio donde había una ley
Un pito donde había un silbato
Histérico deteniendo el tráfico
Los semáforos se ponen rojísimos
Las ventanas a la calle no están funcionando
Nuestros cuerpos
Tienen goteras y bailamos
En una posición etéreopatriarcal es decir
Apenas metafísicamente presentes y las nubes
Muy ocupadas llueven y cómo se vienen
Sobre las alcantarillas con el mohín crítico de bebé en cítricos
Asesinos de turno de todo el mundo
Nos perdonaron la vida pero queremos más
Tengo tres deseos pero quiero +
Todo el genio
Todo el deseo
Quiero ser la hormona de tu crecimiento
Salvar a los compañeros
Vamos a la cama a recuperar sueños
El mundo no deja de observarnos
El editor cubrirá las partes íntimas
Con agujeros negros
Nunca olvides
Que somos relleno del mismo dios de peluche
Que abrazan lxs niñxs cuando tienen miedo
Por suerte hay todo tipo de gente
Amigos imaginarios y amigos de verdad
Gente que cree en unx y por eso somos posibles
Nunca olvides
Que hay planetas en otras vidas


Alegría de vivir

Es tan relajante esta posición
Mirando al infinito a los ojos
Sin pestañear
Que se presenta el manto eléctrico
Donde la noche samplea luces del sol
Melodías del cuerpo al estirarse
Personas riendo sin razón
Un selfi intermitente de momentos imposibles
Y su continuación lógica
El perreo inconsútil que transparenta nuestras ánimas
Resueltas en una insólita ecuación
La nueva ola otra vez
Y el tsunami que acabará con la música lenta
Al fin
A él nos debemos en un principio
(Disfruta los días cortos si no te alcanza para pagar los largos)
Hay fiestas de cumpleaños en los vecinos
Dedos congelados en palabras increíbles
Olor artificial de lluvia
Realismo mágico en los dispositivos electrónicos
Desesperada de martha sánchez en todo el barrio
Belleza natural en la euforia de vivir
Más cosas que no diré
Me pregunto qué harían las flores si trabajaran
En qué áreas podrían desempeñarse
Porque son mi modelo a seguir mi referencia más cercana
Estoy pensando en dormir siempre
Porque la alegría de vivir satura los colores y mis ojos
Se desgastan, palidecen, se desgañitan
Y vomitan
Del cielo cae una gota de agua ácida
Mientras este mundo loco de triste es mi patio de juegos


El recién nacido observa por primera vez el rostro de su madre
Como un astronauta contempla la tierra desde el espacio
Se reconoce en esa topografía cambiante
La gravedad lo posee
Libera el cordón y se pierde en lo inmenso
Pierdo la conciencia para nacer de nuevo pierdo
La memoria para aprender mi nombre
Esta percepción de no-fragmentación
Ya mi corazón está en otro lado
Hemos brotado del huevo
De un ave del paraíso
Ahora la belleza se reproduce conmigo


Que no sabía cómo comportarse cuando el cielo se alejaba
Que su agenda se llenaba de olas
Y su cabeza negra de diamantes negros
Yo hacia ti experimento
Los mejores deseos
Las olas que revientan todo el tiempo
La mitad de la cara contra la ventana
Mi piel electrizada
Las historias que contaste y nos fotografiaban
Los ángeles rugen
Mira sus manos callosas de estibador masturbador
Su piel es negra
Como el sol
Los ángeles rugen
Como el mar negro
Como ese cuento para niños sin ilustraciones
Y el viejo elevador


Esta vez pusieron la valla muy alta. Han liberado una cantidad de crueldad y horripilancia humana pocas veces vista. Contemplando el destrozo, la dimensión de los daños, siento la presión, como cuando el hombre araña tiene que sostener un autobús pendiente de un abismo lleno de inocentes con la telaraña de su muñeca izquierda mientras cuelga de la viga de un puente con la telaraña de su diestra, como cuando una mujer tiene que trabajar y al mismo tiempo ocuparse de sus hijos y su esposo, como cuando se requiere fuerza sobrehumana. Siento la presión en el corazón mientras comienzo a escribir y mis dedos cada vez más rápidos intentan resolver todo esto, contrarrestar tanto dolor con algún tipo de belleza exótica que nos haga sentir que aún hay especies hermosas por ser descubiertas, derrames de ríos que limpian el petróleo, apariciones cuyos resplandores cubren tantas desapariciones. Pensando una vez más que solo la poesía podría arreglar este desastre.


Accidente de nacimiento

Ruinas de poemas
Nada parecido a palabras
Tampoco a ideas
Escombros de sensaciones de estar a salvo
Huir por no saber comportarse ante la muerte
No huir para aprender a comportarse
Emigrar a otra guerra
Una más familiar
Excavar hasta encontrar
Ruinas de poemas
Donde todo se parece a las ideas
Todo se parece a las palabras
Hay miembros desperdigados
Parientes lejanos
Cadáveres de significados
Ninguno en pie
Todo se mezcla
Nos habla de un pasado glorioso
Ingeniería prodigiosa
Algo tan maravilloso que tuvo que ser destruido


Cosas que pienso

Fuego en el agua, cosas que pienso
Los manifestantes muertos queman llantas en la carretera al cielo
Un desorden señorial en el parque automotor
Un núcleo de chocolate con chile brillante
Si haces clic muchas veces en mí
Se abrirá una ventana con vista al mar
En el seno de una familia católica


foto tilsa ottaTILSA OTTA VILDOSO (Lima, 1982). Ha publicado los poemarios Mi niña veneno en el jardín de las baladas del recuerdo e Indivisible, con la editorial Álbum del Universo Bakterial; Antimateria. Gran acelerador de poemas apareció en Ediciones Neutrinos (2015), Editorial Pesopluma (2016) y Juan Malasuerte Editores (2016); también es autora del libro de cuentos Un ejemplar extraño (Solar, 2012) y coautora del cómic VA (Contexto Editorial, 2017), en colaboración con Rita Ponce de León. También es artista audiovisual.