Punto de partida: «Mujer» como sinónimo de revolución [sobre Otros colores para nosotras: Poesía contemporánea de mujeres argentinas]

“Possibility is not a luxury; it is as crucial as bread”
― Judith Butler

 

otros-colores-para-nosotras-poesia-contemporanea-de-mujere-D_NQ_NP_943544-MLA28771641988_112018-F.jpg

Otros colores para nosotras: Poesía contemporánea de mujeres argentinas [Comp. Bárbara Alí y Roxana Molinelli] (Ediciones Continente, 2018)

 

Escriben Bárbara Alí y Roxana Molinelli en el prólogo del libro: “Hay en el decir poético un acto de creación y comunión (una comunión que pone en común las diferencias) para exorcizar lo que busca atacar y debilitar nuestras potencias”. Si la revolución de las mujeres y el colectivo LGBT está modificando también los discursos sociales, es indudable que la poesía de esta época romperá en su campo los viejos esquemas machistas. Este libro nos ayuda a ver en conjunto, y nos pone ante la evidencia de que ética y estética son las patas de un sistema de percepciones que desde hace siglos nos gusta llamar arte.

Dadas ya varias décadas de discusiones acerca de una especificidad en las escrituras de las mujeres (por ejemplo, el famoso debate entre Peggy Kamuf y Nancy Miller) y en muchos aspectos superadas por las posteriores ideas de Judith Butler, lo que esta conjunción de poetas pone en relieve es el aspecto político del acto literario en contexto. En un poema central, que bien podría leerse como un himno generacional, Flor Codagnone dice: “Vi a las pibas/ batirse a duelo/ con esta sociedad-padre/ que no da respiro.// Las vi deseantes,/ deseosas, herir de muerte/ al patriarcado/ entre sus piernas.// Hermosas,/ brotaban cantos de sus pezones,/ germinaban luchas de sus abrazos,/ se adivinaban astros en las mejillas.// Las vi hermanadas,/ bendecidas./ Conjuraban el futuro,/ gestaban las batallas venideras.// Vi a las pibas/ radiantes…”. A través de 13 poetas, que integran este volumen, la palabra “mujer” es resignificada como Revolución. No hay una concepción binarista del género sino una representación de lucha que opone al patriarcado un símbolo multicolor para abarcar a todxs lxs que resisten las estructuras de ese poder. La ley es parte de la disputa del lenguaje (no como posesión de la ley sino como inclusión en ella), y el lenguaje es necesariamente una herramienta de cambio (es decir, que destruye la ley). En el poema “Un cuerpo” Tamara Grosso lo traduce de este modo: “No soy la constitución nacional/ firmada hace más de cien años/ por personas para las que no valgo,/ soy un cuerpo/ por eso quieren/ decidir sobre mí”.

El libro, organizado alfabéticamente según los apellidos de las autoras, cierra con la poesía de Micaela Szyniak, directora junto con Aldana Antoni y Ayelén Cisnero de la revista feminista Mi gesto pank. Compartimos las palabras de esta autora acerca del libro:

“No sé qué signifique exactamente la salida de una antología de mujeres, además número trece que como leí en el prólogo es el número del conjuro y también tradicionalmente el de la mala suerte, no te cases ni te embarques. Supe de hoteles que no tenían cuarto trece y de edificios que salteaban ese piso. Ir del doce al catorce, imaginen la falta de botón eliminando esa estación, también parece magia. Algo similar decimos sobre la función del escrache en estos días, con todas sus aristas la palabra tiene un poder inédito: alcanza con decir para que sea cierto (es decir para que tenga efectos sobre la realidad) cito de memoria a Aira sobre Copi imaginando un mundo continuado de la obra al universo donde los conceptos se compriman y se exporten. Estamos ante el auténtico poder creador de la palabra, no sé si es porque o simplemente a la vez que, pero el feminismo crece a la vez que decrece el paradigma racional y florecen las mujeres que se envían mensajes con la mente o ven el futuro justo antes de que esté. Quizá esta antología sea solo un producto más de dicha efervescencia, es sin duda un objeto que hoy el mercado puede asimilar -vender, comprar- como los personajes de las series se comen una bomba e ingresan corriendo en una casa embrujada a ver si se acaba de una vez la maldición. Doble eterna condición de la literatura inyecta espíritu a una cultura que planea destruir. Se asimila, se infiltra. Desde lo personal puedo decir que es un encanto, desde chica me dediqué a leer mujeres argentinas porque sí, algo del erotismo quizá o también tiene que ver con un tono que llamé “de hombre” donde se contempla el mundo como una totalidad y sus ríos, fauces, grandes guerras. Yo siempre quise leer del amor y de mí misma, un poco como todxs supongo. Leía argentinas porque también tenía temor a traducciones indeseables. Tengo que decir que con el tiempo encontré un sabor en la buena traducción -de Pavón por ejemplo- que es innegociable. Hacer un producto nacional (un poco federal?) no es ni bueno ni malo es tan solo una decisión supongo de mercado (un país en donde el feminismo se ha tornado un huracán saca su propio libro feminista) aunque nunca entendí demasiado del mercado en realidad, y es también una decisión espiritual, y por espiritual me refiero a política, porque como todxs sabemos la primer líder espiritual de la nación ha sido Evita.  De cara al fascismo que gana las elecciones (nacionales, claro) en toda Latinoamérica el feminismo empieza a gobernar las relaciones interpersonales (yo no voy a ser la bandeja de semen de nadie, me cuenta mi vecina que le dijo a su compañero de trabajo mientras tomamos mate en la cocina, jaja, me lo tatúo, jaja) como si hubiera un doble curso del poder en que Argentina es ejemplar pujando por salir de una vagina y es muy extraño y nadie entiende nada. Así debería ser la poesía, en general”.

 

 


diego-l-garciaDIEGO L. GARCÍA (Berazategui, Buenos Aires, 1983). Profesor en Letras. Escribe poesía y crítica literaria. Entre sus publicaciones se encuentran: Fin del enigma (Editorial Municipal de Berazategui, 2011), Hiedra (La Luna Que, 2014), Ruido invierno (La Luna Que, 2015), Esa trampa de ver (Añosluz, 2016), una voz hervida (Jámpster, 2017), en coautoría con Ivankan, Una cuestión de diseño (Barnacle, 2018) y fotografías (Zindo & Gafuri, 2018). Su blog es: http://margendelpoema.blogspot.com.