Extracciones: Lejanas bengalas estallan [Carina Sedevich]

Como un pequeño elemento de pirotecnia, la poesía de Carina Sedevich en Lejanas bengalas estallan (Ediciones del Dock, 2018), requiere de lo más íntimo del lector para su aprehensión, acción necesaria para que el instante de su contemplación devenga en una sensación de recogimiento. Pero cuidado, el peligro está latente en la belleza de la incandescencia y el riesgo de su descontrol es capaz de transformar una imagen sobrecogedora en un doloroso desconcierto. No está demás decir que no nos hacemos responsables de lo que viene a continuación.

 


 

42547912_1640063349432000_7857946992234725376_n.jpg

Poemas extraídos de Lejanas bengalas estallan (Ediciones del Dock, 2018)

 


 

 

Mariposa monarca solitaria

1

Mariposa monarca solitaria:
el sol parece bajar lento,
el viento parece correr rápido.
Pero no tienen hacia dónde ir.
Apenas una ruta señalada.

-Hija,

como dos pájaros domésticos
unidos por un hilo y un anillo
esta mañana nublada de noviembre
andamos por el parque
con los brazos desnudos.

Somos del mismo tamaño
cuando miramos las flores de los árboles,
la hormiga que se pierde entre la arena.
Tu corazón cabe en mi puño,
pero también cabe el mío.-

2

Esta manzana debió ser de Blancanieves:
dura como un músculo, tersa como un cristal,
del tamaño de mi puño y de mi corazón,
oscura como la noche si la noche fuese
roja,
mojada como los mares si el mar no fuera
de sal.

-Hija:

estás en mis brazos.
Con una de mis manos
te alimento.

Con la otra
contengo un pájaro blanco,
vaporoso
en tu pulmón.-

3

Margaritas, crisantemos, astromelias.
Conozco el mundo cruzando la vereda
hasta la florería de la esquina
con la hija que no tuve
de la mano.

-Sobre el mar, en Finlandia, llega al puerto
una gran barca que se llama Eira.
Hubiera sido un buen nombre para ella.
Y ese azul mustio, que lo lame todo,
hubiera sido el jugo de sus ojos.
Hubiera sido blanda y alunada.
Hubiera peinado
su melena con agua.-

 

 

 


Carina Sevedich
Fotografía: Laura Bellomo

CARINA SEDEVICH (Santa Fe, 1972) Licenciada en comunicación, especialista en semiótica, maestra en ceremonial, profesora de yoga y meditación. Autora de los libros La violencia de los nombres (Fe de Ratas, Santa Fe, 1998), Nosotros No (Lítote, Santa Fe, 2000), Cosas dentro de otra cosa (Lítote, Santa Fe, 2000), Como segando un cariño oscuro (Llanto de Mudo, Córdoba, Argentina / Niña Bonita, Zaragoza, España, 2012), Incombustible (Alción, Córdoba, Argentina / Karakarton, Mallorca, España, 2013), Escribió Dickinson (Alción, Córdoba, 2014), Klimt (Suburbia, Gijón, España / Club Hem, La Plata, Argentina, 2015), Gibraltar (Dínamo Poético, Córdoba, 2015), Un cardo ruso (Alción, Córdoba, 2016), Cuadernos de Lolog (Postales Japonesas, Córdoba, 2017), Lavar a la madre (Buena Vista, Córdoba, 2017), Los budas y otros poemas (Eduvim, Córdoba, 2017) y Lejanas bengalas estallan (Del Dock, Buenos Aires, 2018). En breve aparecerá Bola de feno, la versión en portugués de Un cardo ruso, por Editora Moinhos, de Brasil.