Extracciones: Animal [María Auxiliadora Balladares]

¿Qué significa decir animal? ¿Quién o qué nos devuelve la mirada bajo ese nombre? En estos poemas, María Auxiliadora Balladares explora el territorio de esa misteriosa otredad desde distintas perspectivas; algunas veces se viste con una piel distinta a la suya y realiza movimientos extraños; otras, se convierte en una mera observadora lista para registrar lo que el ojo capta. En cualquiera de los casos, el poema grazna, aúlla, croa.

 

 


 

Portada Animal.jpg

Poemas extraídos de Animal (La caída, 2017)

 


 

 

LANGOSTA

De entre las criaturas deleznables,
el pulpo es mi mayor enemigo.
No quiero referir la desesperación
Que lo ha llevado a acabar
con poblaciones enteras
de crustáceos,
ni las cobardes estratagemas
con las que huye de sus predadores,
quiero,
para demostrar su vileza,
contar una historia
en la que él es
el solo protagonista.
Días después de emigradas las langostas
hacia mares septentrionales,
tanta era el hambre que aquejaba
a aquella bestia
que, al no encontrar mejor presa,
devoró sus propios tentáculos.
El acto barbárico
ha sido nombrado octopofagia.
No es atenuante
la certeza de su reproducción.
Es indigno
un cuerpo cementerio de sí mismo.

 

 

 


 

 

CUERVO

Si te expulso del nido es porque a tu edad ya es preciso un esfuerzo mayor que abrir el pico para alimentarse. En los parajes en los que extensas bandadas de cuervos deambulen deberás permanecer, en esos países abundará la carroña. Han de llegar a ti aves mayores que te robarán las presas, en ese caso, ódialas, no te queda otro remedio. Te reconocerán por tu inteligencia, tu pico beberá de todos los cántaros, con ingenio encontrarás maneras. Evita la ventana, el alféizar, pero si alguna vez llegas a la casa de un hombre, háblale claro de modo que te entienda. Incuba por veinte días tus huevos. Luego expulsa a tus crías, no hay necesidad de mayor espera.

 

 

 


 

 

LAS ARDILLAS

Salí del cine
Rumbo a mi casa en Amber Street
Sola y esquivando los huecos de la acera
Cuando me encontré con dos ardillas copulando
Sobre el tronco de un árbol
Probablemente un roble
No tengo certeza

El macho montaba a la hembra
Todo fue muy rápido
La hembra al sentir mi presencia
Desesperada quiso huir hacia una rama
Y ponerse a buen resguardo
Ya que mi mano
De quererlo
Hubiese podido atraparlas

El macho no la dejaba avanzar
Se aferraba desde atrás al cuerpo de ella
Avanzaban apenas unos centímetros
Mientras un sonido que no sé bien
Si emitía ella en su desasosiego
O él en su placer al penetrarla
Se instalaba en el jardín posterior
De aquella casa de tres plantas

 

 

 


María Auxiliadora Balladares.pngMARÍA AUXILIADORA BALLADARES (Guayaquil, 1980). Escritora y profesora de literatura en la Universidad San Francisco de Quito. Estudia la obra de poetas latinoamericanos del XX y el XXI. Ha publicado el libro de cuentos Las vergüenzas (Antropófago, 2013), el ensayo Todos creados en un abrir y cerrar de ojos (Centro de Publicaciones de la PUCE, 2015), acerca la obra de Blanca Varela, y el poemario Animal (La caída, 2017). De próxima aparición sus poemarios Guayaquil y URUX Una correspondencia, escrito con Sebastián Urli.