Inéditos: Poemas de Alicia Silva Rey


Cada paso exige un nuevo despojamiento: de las teorías, de los rictus de época, de los prejuicios, de los aprendizajes adquiridos.

Inventamos la lectura cada vez que nos disponemos a entrar en el universo de un Autor. Ese Autor no ha escrito más que para mí, que soy su Lector (las mayúsculas no son aleatorias). Autor y Lector son, por definición, contemporáneos, aunque efectivamente lo sean y, asimismo, anacrónicos. «Bien se puede vivir de un solo Cuento y, en verdad, los todoamantes viven de una sola noticia total del Ser, del Misterio que el uno es para el otro en su solo existir”, ha escrito Macedonio Fernández.

5 de febrero de 2016


1-

Quienes lloran consumen más energía
que en ningún otro acto
a excepción del coito.
Llorar y coger estremecen
las fibras últimas del gemido.
Gemir: la más honda barrera
que puede establecerse ante otro.
¿Por qué se abrazan en las películas
cuando alguien gime?
Gemir excava todo. “No me toques”,
dice no exactamente Jesús a Magdalena
después de haber resucitado.
Cuando se adora tanto,
no me toques.

Jesús de Nazareth, film, Franco Zeffirelli–


4-

En lugar de una hermeneútica,
una erótica.
Ver en detalle el objeto.
Más realidad, no menos:
mostrar ‘cómo es lo que es’,
incluso ‘qué es lo que es’,
y no ‘qué significa’.

–Parafraseo de Contra la interpretación de Susan Sontag–


 

5-

Una membrana delgada y cruda
entre ambos
como llevar a un niño en brazos
primero empapado de sangre,
luego limpio y luciente mamífero
de muy pequeña talla.
–”¿No puede uno inflamarse y errar,
arrepentirse, ser perdonado…?”(*)
Sí –le dije–, sí, pero solo en el caso
de que no lo hagas
en el nombre del padre.
Si digo que soy yo,
hablo en mi propio nombre,
me afirmo en ser quien digo,
¿creerías en mí, alojarías en vos lo dicho,
entrarías como puñal en esa vaina?

(*) Frase editada de Zama de Antonio Di Benedetto.


6-

Percibo mi ración de harina y miel
como recompensa por haber permanecido despierta
una noche (*)
sobre la manta de ceniza

ceniza, un nombre

contorneo su hueco

doy forma al agujero de incineración.

(*) Cita alterada, Jacques Derrida, La difunta ceniza


7-

Un cuerpo es una voz
por el cuerpo de otra voz
tomado.
De la voz rota nace
una mente de amar.
Si intervienen, aun a distancia,
ojos y boca,
incitan la potencia del acto
del amor, accidente
que sustancia de amor segrega.

La materia del habla es la censura.
La materia de amar es sin razones.
A causa de oscuras cualidades
el alma de sus pulsos se ausenta,
toda seguridad se desvanece,

mi alma podría comerse
la sangre de tu corazón.

Vita Nuova, Dante Alighieri–


9-

Y lo que hacías ahí, bajo el terraplén,
era poner en libertad a una criatura viviente
atada a una cuerda

y lo hiciste para permitirle arrastrarse de nuevo
hacia su guarida
y olvidaste besar la escama pálida en su cabeza

y ha habido casos de esos reptiles
que se mordieron las colas
al ser atados maniatados

y era porque se parecía a nosotros
que bajaste hasta allí
y cortaste la cuerda que la sujetaba

y esperamos que huyera y por un instante olvidamos
que el musgo alcanzaría nuestros labios (*)
y cubriría nuestros nombres.

(*) “I died for Beauty — but was scarce”, Emily Dickinson;
En La noche de la iguana, acto segundo, Tennessee Williams.


11-

Firma con sangre, Juana,
“la peor, yo, de todas”, persuadida
de darse entera y, “yo”, no dándose;
ironía, venganza del sentido.

–“Yo, la peor de todas…”, frase que sor Juana Inés de la Cruz grabó con su sangre en el arco de la enfermería del convento de San Jerónimo–


12-

Nada se dice de la humildad de amar
ni de los espíritus cautivos
que esa humildad cultiva.
Tomo mi paño, cubro y descubro
los cristales,
elaboro con humildad
la transparencia ardua.
A veces lo que encubre mi vigilia
es la manta que envuelve
el cuerpo de una amada.
La luz roe su corazón.
El mío, aliado a la piedra desnuda,
como un ghetto
se desmorona.

–Sobre Spinoza, leído por Borges–

De Comentarios reales, que será publicado en Buenos Aires por Barnacle en fecha por confirmar.


Foto Alicia Silva ReyALICIA SILVA REY (Quilmes, 1950). Es docente de enseñanza primaria (maestra y bibliotecaria escolar). Publicó La solitudine (CILC, 2009), (circa) (AñosLuz, 2014), Partes del campo (Ediciones de la Eterna, 2015), La mujercita del espejo (Ediciones de la Eterna, 2015), Orillos (Barnacle, 2015), En las vísperas del fin del verano (Biblioteca de las Grandes Naciones, País Vasco, España, 2016. Ebook: http://www.calameo.com/books/004541853be8997637bf2).