Extracciones: 39 poemas de mierda para mi primera esposa [Juan Romero Vinueza]

Portada 39 poemas de mierda para mi primera esposa

«El libro que tienen en sus manos es un edificio. O mejor dicho, es una ventana en un décimo piso. Para precisarlo más, es un francotirador disparando desde allí a las figuras elegantes que se mueven en el edificio de enfrente. Ya en el primer poema, Juan Romero Vinueza centra su mira en nociones muy rancias en torno a la poesía y se desmarca de ellas. Algo completamente necesario, por cierto, pues aunque rancias, estas nociones aún circulan por todos lados, como alimentos caducados que los tenderos insisten todavía en vendernos. Ni el embellecimiento, ni la trascendencia, ni la pureza interesan a Romero Vinueza; lo suyo es jugar y romper cosas. Hacer guiños al fracaso. Lo suyo es fabricar pequeñas esquirlas de azufre y lanzarlas sobre el desayuno de los ilustres jueces de la poesía.

Bang».*

Luis Eduardo García

 

* Texto de contratapa de 39 poemas de mierda para mi primera esposa (Turbina, 2018).


un poema traditore

a kimrey anna, gringuita my love

los estudiosos de la lengua
creen que la traducción es imposible

de hecho se equivocan
todo se puede traducir
(es decir, llevar cualquier cosa de un lugar a otro)

pasar o cruzar a la otra orilla dirían los teutones
traicionar o desvirtuar dirían los puristas
(que también pueden ser teutones, obviously microbviously)
trasladar o interpretar dirían los medianamente sensatos¹

en cierto punto la discusión carecerá de sentido
porque la misma lengua suele ser el impedimento

pueden mostrarse dos ejemplos derivados de la experiencia:

a) la hache es muda en español pero nuestro silencio puede venir del kichwa
b) el hispano es desordenado porque no existe ninguna definición exacta en su lengua diseminada

como si fuera un chiste saber
…………………………………………que uno es su idioma
……………………………………………………………………………………pero no el hacedor de sí mismo

¹ se dice medianamente porque nadie es sensato / como habrá comprendido el lector atento que no recurre a los pies de página al considerar que son una burla a su inteligencia y a su vasto conocimiento


un poema kamikaze

un
gue
rre
ro
sa
be
que
lo
es
cuan
do
su
es
pa
da
destruye al verdadero oponente
que por lo
general
es él
mismo


un poema germano

toda mi vida
me he considerado
una persona puntual

pero los alemanes
lograron convertir a Cronos en Proteo
y los odio infinitamente por eso


un poema infinito

un poema
es una reinvención de sí mismo
o de otros poemas

ergo:
el poeta que no crea
su propio diccionario
no tiene universo

el niño que quiso ser poeta
recapacitó cuando vio que
podía romper cráneos
sin decir una sola palabra
(para eso existen las piedras)

además entendió que
la única forma de construir un poema
es recogiendo las piedras que
han roto los vitrales de las iglesias

uniéndolas todas con amor y esmero
(risas por parte del niño)
hasta crear una bomba silente

luego, obviamente,
habría que arrojarla al vacío
o a algo que se le parezca


VinuezaJUAN ROMERO VINUEZA (Quito, 1994). Estudió Literatura en la PUCE. Editor de la revista de poesía Cráneo de Pangea (Ecuador). Editor de la sección de Poesía en español del Cigar City Poetry Journal (EE.UU.). Colabora con las revistas POESÍA de la Universidad de Carabobo (Venezuela), Jámpster (Chile), Transtierros (Perú) y Liberoamérica (España). Sus poemas han sido publicados en revistas físicas y digitales en Latinoamérica, Estados Unidos y España. Consta en varias antologías latinoamericanas de poesía. Ha publicado en poesía: Revólver Escorpión (La Caída, 2016) y 39 poemas de mierda para mi primera esposa (Turbina, 2018). Compiló, junto con Abril Altamirano, Despertar de la hydra: antología del nuevo cuento ecuatoriano (La Caída, 2017), obra ganadora del incentivo de los Fondos Concursables 2016-2017, organizados por el Ministerio de Cultura y Patrimonio del Ecuador. Compiló y tradujo, junto con Kimrey Anna Batts, el libro País Cassava / Casabe Lands (La Caída, 2017). Mail de contacto: jromero09@hotmail.es.