Inéditos: Poemas de Patricia Jawerbaum

Imagen: Vincent van Gogh, De sterrennacht (cipressen en dorp) (1889) (detalle).

Como especie de adelanto de un libro futuro, tenemos el gusto de compartir esta serie inédita de la poeta argentina Patricia Jawerbaum. Aproxímense de noche hasta el umbral de estos poemas y cuando escuchen, en medio de un claro, la apertura de su follaje, adéntrense en su insólita naturaleza.


SERIE L

I.

Imagen 1 Patricia JawerbaumClaro que entonces irradiabas sola
Como una bola sin manija
Sobre todos violetando planos y perfiles
Que en los alféizares, que en las terrazas,
Que en las calles, que en los cafés,
Caras que así afaroladas apenas
Desfilaban en el hilo plateado de tu contorno.

Llegaste con tu aliento teñido
Abriendo la boca de la noche,
¿Bostezabas?
Espontánea dosis de impensadas
Volutas que tu espíritu recién pulido pellizcaba

Nadábamos por el horizonte de tu desear profundo
Por la perpetua orilla laminada de flor redonda
Lamida por la blanca olvidada de muerte
Tu ojo solo, echado sobre todas las caras del planeta

¿Adónde
no pondrías tu brillante corona?

Entre el sueño y el dormir

¿No seremos los mismos
Cuando te miremos pasear sin dueño
Haciéndote la niña que amamos?

II.

Pero del perro que la ladra la seguimos
Con señales del sigiloso paso
Que abre el reinado del halo y su aventura en júbilo

Y ella, pescada in fraganti
Prendida ahí en medio del pecho de la noche
Nos amasa en la luz de su canción blanca.

Su mirada cíclope es invasora y extraña
Bajo su influjo, peones de su tablero
Otra vez permanecemos.

III.

Untados por la manteca generosa
Velados por su baile de gasa
O en la gracia de su silencio en manto
Nos lava la noche
Hasta que cada grillo
filtre su mansión matriz
entre cada matiz de crics
con el acerado zumbido
que entre el negro avispado se mantra,

En la palidez extrema de su metáfora doscientas dosis fantasmas
Espíritus que alcanzan el ánimo anónimo del ala luna
Con líquidos caracteres de tinta.
Truena el cielo en su barco.

Caen de la luna menstruo,
De la luna monstruo, de la luna alegre, la luna ligera sobre el lago
Alguna luna mínima en la espalda pintada de luna
Se desnuda
Pisa descalza el Infinitivo en domo
Larga mancha llena de miedos metidos en tinte
Mente en blanco
Muerte en tanto
En cada tos el cine apurado de tu memoria.
Toma apuntes de luna.
Ecos de lo que era y no
Era, unión mágica entre otros y nosotros.

IV.

Atención que aumenta en
La tentación del blanco tentempié
La acera mojada patina entre los ojos
Son brillos de amorosa luz lo que pisotea el agua
Entre las baldosas con una babosa que encuadra y no cuadra
Porque ¿acaso llovió cuando? El neón apura la palma de los ojos
Salta de cuadro en cuadro
Juega desparrama alcanza al que sabotea la pausa
Y aún en una muerte dudosa dispara la señal
Desde el zapato sube la cámara
Hasta el ojal de gala en el arduo florecer del saco
De volátil soltero que al pantalón le alza las alas
De consumado pájaro aventurero
Su tan tango

Las espaldas sudan diagonales y curvas
Entre el miedo y el deseo muerden las rodillas
En el justo ángulo en que se enganchan
Aumenta al aire que interrumpen quienes se animan
Cuando se arriman a la rara escalada que los entrelaza

Apurados, los pasos de las clases de práctica
Se lucen pintados en la pista. Chocan unas con otras, las parejas
De dos en dos cruzan el damero negro y blanco.
De unos a otros –disculpe – permiso –
Jadea el ritmo con música entre los cuerpos
Con un mantra del segundo que apenas los roza
Improvisa entre los espejos
Quejándose del infinito
De esta milonga a cielo abierto.
Nos alejamos poco a poco
De los reflejos
De la calle en que pisan
Con nosotros, saltando de reloj en reloj
También se alejan los minutos.
Bailando hasta que en algún tic-tac
La calle quede solo observada,
Y apenas cacheteada,
Por la palma abierta de la luna.


Foto Patricia JawerbaumPATRICIA JAWERBAUM (Buenos Aires, 1967). Escritora de poemas y relatos, realizadora y narradora de Kamishibai, e ilustradora. Sus obras de Kamishibai (teatro de papel japonés) son Hotel de hadas (texto e ilustración), Tío Lobo (adaptación de cuento de Italo Calvino e ilustración) y Sevilla era una fiesta (adaptación y reversión del texto original de Sergio del Popolo e ilustración). Sus libros editados son Imprudentes insensatas (Último Reino, 1990) y Luna Park (tsé tsé, 2000). En preparación se encuentran Poeta serial, Hasta que los insectos no enciendan las lámparas y una tetralogía de nouvelles en colaboración con Dylan Elliff: La hora entre dos luces, Una historia casi tenebrosa, Alegre en la selva triste y Buenos misterios de viejos Aires.