Adelanto: Sedimento [Gaspar Peñaloza]

Portada Sedimento

 

La RAE define sedimento como la «materia que, habiendo estado suspensa en un líquido, se posa en el fondo por su gravedad». Tal vez sea Lo Real la sustancia que por su peso se hunde en lo líquido, en aquello que por nuestra limitada comprensión llamamos realidad; de esa materia densA se hacen cargo estos poemas de Gaspar Peñaloza.

A continuación, un adelanto de Sedimento, primer libro de Peñaloza y segundo título de la flamante editorial Aparte.


el pan se quema en la puerta del horno
en la entrada del convento
transpirado espera su cargamento de hostias
caminemos por esos hornos
qué se cocina
quiénes cocinan
con cuánta frescura
cada cuánto es la faena
las monjas jugando con los sacos de harina
distraen luego la mente quitándosela del pelo
sin velo en la cabeza bajo la ducha
resbala por su cuerpo hasta ser
un engrudo en la cañería
precaliente el horno
horno de barro
horno eléctrico
horno a gas
un cuento de exiliados:
desde el día que lo encontraron
con la cabeza metida en el horno
le apodan cabeza de queque
¿cuántos panes hay en el horno?
conversamos ahora
en los lindes de un gran horno de lava
¿quién los quemó?
hoy queremos distinguir
a ocho mujeres líderes
ayudar a sus emprendimientos locales
obsequiando un horno
industrial a cada una
con la finalidad de aumentar
su producción de pan pasteles y bizcochos
qué rico es el pan amasado en horno de barro
esta sala es un horno
esa idea

 

***

 

teme al día que no encuentre curva
o trampa donde encalla
el viajero debe resistir su equipaje
o perder el ritmo desnudarse
para entrar siempre en la misma prenda
pero el cuerpo cambia
los viejos hábitos
le doblan la mano
la culpa la tienen los insumos
negocias para acceder
a un futuro más dulce
pero no se puede chocar
contra una pared
por más de tres semanas
vuelve por aire
muy lejos en el pasado
o a un detalle del presente
decidías almorzar
el hambre crecía sin fijarte
ahora donde sea
piensas quedarte
tus pasos como largos
tragos a sorbos
recorren una vez más
el patio de comidas
será la duda
antes te ha engañado
como al revolver
una palabra en la boca
se puede perder
pan y pedazo
atrapado
en un granito de azúcar
obligado a lamer
hasta salir a la superficie
por sobrevivir no sospechaste
la luz se encontraba con el cristal
distorsionaba lo que veías
bajo la parra del hogar
que da sombra a la comida
después protege el baile
se devela que les falta y sobra
a través de perversiones
volver para mirar
nombres propios se cuelan
entre los recuerdos
en la lengua
intervenciones extranjeras
no dejan lamerte las heridas
la misma parra protege
del sol la mirada fija
en busca de fisuras
del lenguaje
roemos los cariños
seguir llamando río
al trayecto entre la gota
y su caudal
la lluvia atrás del supermercado
roes abandonas
sobras en un punto ciego
despiertas buscando ese sabor
disuelto en la saliva

 

***

 

si ella viene
cruzando la calle
y no puedes dejar de moverte
si allá arriba sientes
nostalgia del asfalto
o del cahuín
atravesando un túnel virtual
luces queriendo
copular con la de tus ojos
quédate con la luz
que nutre ahora
cada pestañeo esquivo de lucidez
quédate con la energía cinética
que al meter primera
abandonan los conductores
sobre la calle
¿quieres ir al baño?
en un jardín
le preguntan al recién nacido
no
solo juego con mi equilibrio
hasta donde puedo
sin caer

cómo preguntarse
sobre las razones
por las cuales
un elástico y todo
pierde tensión

tu dedo sigue
el curso de los tendones
tratas de encontrar la falla

está claro se evaporó
antes tenso te ponía
y dispuesto
como la semilla abandonándose
en una contorsión

 

***

 

ha pastado toda la luz
la suya se apagó
se encabrita con su cuerpo
por trascenderla
desparramado
en la silla de ruedas
la enfermera que lo arrastra
al cubículo contiguo
para él podría ser la misma
que le pasaba la llamada
parado frente a su escritorio
barniz opaco
en un impecable uniforme naval
dictaba una orden
la misma descarga un mojón
invisible por el biombo que nos separa
nuestros olores suben
en el techo se mezclan
ya no pude distinguir
su olor del mío
la historia es el sol
confunde las sombras de los cuerpos
en los sentidos se mezclan
poner el ojo en la periferia de los conjuntos
la transparencia que conserva su singularidad


Foto Gaspar PeñalozaGASPAR PEÑALOZA (Viña del Mar, 1995). Editor en www.concretoazul.cl.