Futuro esplendor: Poemas de Mariana Camelio

Quizás sea el pulso, pero en estos poemas de Mariana Camelio, la cartografía recorre la costas sin omitir, por ejemplo, que “varadas en la playa tres ballenas cantan como el metal”. La escritura del mapa personal, a la manera del palimpsesto, acepta de todo: aquí no solo se encuentra el relato histórico, sino también la relación que deja ver un espacio en conflicto del que solo conocemos su belleza. En este mapa, la simbología son lecciones de ornitología o minería, apuntes para recorrer y reconfigurar el origen del hablante.


……………
……………
……………
km. 37 sur, isla riesco
( intuía que: )

guardada me estuvo siempre esta orilla
náufragos los barcos de su canal angosto
un canal de cisnes troquelados
……………negro su cuello que siempre supe tú lo embadurnaste negro
……………con el carbón que a flote mantiene esta isla oscura

……………ese carbón ……el de los cisnes
yo creo quemó con rabia nuestros árboles
que ahora son blancos como pulidos por la sal
……………me gustaría cortar esas puntas con los dedos
……………probar ramas quemadas y decir
……………a ciencia cierta a qué sabe esta madera

guardada me estuvo siempre esta orilla –me dijiste–
……………y aunque nunca la pronunciaste
……………tomé tu frase para mí:
…………………………metida en la noche de estas raíces amargas
…………………………vi cómo quemándose el forraje fue el incendio sin fin
ardían las hojas la tierra las frambuesas
por la savia se extendió un fuego negro
ardió –me contaron– la pampa de carbón

todos los árboles saben ahora que
se llaman bartolomé gonzález vázquez sucursal
…………………………pero maría olvido ……entonces dijeron
…………………………es el nombre que me guardaron

…………………………
…………………………
…………………………


…………………………
…………………………
…………………………
sótano de la casa principal
(km. 37 sur, isla riesco)

las raíces-alimañas/ me miran con unos ojos fijos
de peces que no se les cansan/… paso entre ellas
y mis mejillas/ se llenan de tierra mojada.
de Lagar II.

hay zorros que viven debajo de esta casa
su asentamiento siempre ha sido radial y concéntrico
todo túnel me lo aprendí de memoria
el ejercicio de dibujar la isla boca abajo
hizo aparecer en el papel un trazado perfecto
de crujires soterrados nocturnos

allí aparecieron también
……………manchas de musgo que esconden quemaduras
……………zorros que duermen en esas manchas tibias
……………sueños de árboles de cortezas fotosensibles
……………donde se imprimen caras cuyos nombres
……………y genealogía no recuerdo

en el verano vimos pájaros de muchas especies
pero todos de un gris ceniciento
la laguna a medio congelar tiene unos surcos azules y otros verdes
nada entiendo yo de rasgarse pero con la lluvia
en cada uno de esos huecos
crecerían líquenes amarillos:
……………durante todos los tiempos en los barcos
……………se han visto fuegos en la punta de los mástiles
……………durante la tempestad se les ha considerado siempre
……………un signo de protección
……………
……………
……………


……………
……………
……………
varadas tras isla decepción
(isla riesco, playa kilómetro 63 sur)

varadas en la playa tres ballenas
cantan como el metal
……………se adivina de las profundidades
……………un chirrido de columpio viejo
……………tela mojada contra el vidrio
……………en los canales se escucha
……………se cimbra en la noche el canto
……………vibra el agua……… –cómo despertar?

antigua caleta balleneros en 1903
comienzan a construir las primeras casas
pero es diciembre de 1967 y
……………sobre la bahía y las playas de isla Decepción
……………cae improvisada una lluvia de piedras–
solo eso alcanzas a leer
y la voz ya es pura chispa eléctrica

un delirio coleccionista te susurra
bajas por el estero desembocadura de carbón
mientras la boca de tus labios va cantando
que una lluvia pétrea te regaló por fin
……………ballenas para la repisa
……………rotulada «cetáceos» de tu colección

cuerdas gigantes atas a las ballenas
y entiendes que su canto fue siempre un mismo relato:
……………ellas antes ancladas en la caleta de
……………la chilena sociedad ballenera Decepción
te amarras esas cuerdas a los hombros
y un canto que ya no es ni el tuyo ni el metálico
te ordena que nada resta más que tirar
……………desembocadura estero arriba
……………
……………
……………


……………
……………
……………
el patio de la quinta

para enterrar un cuerpo
primero se cava profundo en el jardín
se amaina el terreno se afloja retira con una pala
la tierra se guarda en un costado hasta más tarde

……………de diecisiete el cuerpo
…………………………cerrar los ojos es un reflejo advirtieron
…………………………depende de una sección del cerebro advirtieron
…………………………–nunca te había visto morir

para enterrar un cuerpo se cava profundo
del hueco se levantan trozos de baldosas y mosaicos
botellas plásticas shampúes
……………vidrios que reflejan cejas traspiradas
……………cartones tapas cementos
……………llaves de paso
……………manos de una muñeca ladrillos

para enterrar un cuerpo
se levantan los escombros de una casa que no existe
y cuando la tierra se cierne en la rejilla se enredan malezas
de cuyas raíces se descuelga una pulsera cortada
……………intentas separar los eslabones
……………con los dientes con las manos
……………pero el metal hiere bajo las uñas:

de tus dedos –intento erróneo–
brota un líquido que mancha un texto
con espacios crueles que no pudimos descifrar
……………
……………
……………


mariana-camelio

MARIANA CAMELIO VEZZANI (Punta Arenas, 1994) Licenciada en Letras Hispánicas y profesora de Lengua y Literatura. Becaria de la Fundación Pablo Neruda 2014. Junto a Samuel Espíndola, participa en la exposición colectiva “Todos cortados con la misma tijera”, en el centro cultural PerreraArte, con la instalación “El juego de las decapitaciones”. De marzo del 2015 hasta fines del 2017, trabajó como asistente de edición de Ronald Kay.