Extracciones: Arial 12 [David Bustos]

Portada Arial 12

Luego de unas merecidas vacaciones en las Arubas de la mente, estamos de vuelta con las pilas cargadas como los conejos cocainómanos de los comerciales.

 

Para inaugurar la temporada de la mejor manera, presentamos a continuación una breve selección de poemas de Arial 12, el nuevo libro de David Bustos (Premio Municipal de Santiago 2007), recientemente publicado por Libros del Pez Espiral.


DOGO ARGENTINO

Los perros ladraron toda la noche. Severino estaba acostumbrado a esos mordiscos de la voz.
¿Qué tipo de perro es el jefe ahora?, preguntó. Un Dogo argentino capaz de un par de aciertos en una jaula con un puma, le dijeron. Severino necesitaba llenar un par de páginas y en la cuenta sólo quedaban habas deshidratadas. Intentó conectarse con el personaje. Pensó en perros, en manadas voraces. Una hembra que apenas ha pasado su segundo celo, una siberiana de cristalinos ojos azules que lo huele y mira con atención. Deslizó su mano por el lomo como si lo hiciera por las teclas de un piano de cola. Ensayó con sus dedos, con cada chasquido hizo que saltara quebrando su cuerpo en pedazos. Su corazón perdió ritmo al igual que sus palabras calculadas al compás de un puñado de estrellas, lanzadas al firmamento de su pieza atestada de humo.

Severino dejó que los perros ladraran. No vociferó en alemán ningún insulto, no se resistió a que la manada se apoderara de las sombras largas y delgadas del bosque. Observó la actividad de las nubes que maquillaban la luna. El caracol del oído es ahora una concha que golpea en los roqueríos de una playa.

El caracol del oído es un remolino sordo.

El conflicto de siempre que decora el mantel de personajes que se sientan a la mesa sin apetito, sobregirados y sentimentales. La verdad de las cosas es que somos la servidumbre de este negocio. Por eso Severino pregunta: ¿Quién es el jefe ahora? ¿Quién da las órdenes?

Un Dogo argentino, no hay dudas, le dicen. Una bestia de televisión.


TIRO DE GRACIA

Hasta dónde puedo llegar yo viajo
en un viaje sin rumbo y voy a chocar
T.G

Ella dijo que se había acabado todo. Nuestro protagonista siente el peso de la frase,
una piedra afilada arrojada con puntería al corazón. Se mira por el reflejo de la ventana.
Intenta retenerla, pero se siente ridículo. Ha comenzado una tormenta en su cabeza.

No siente las manos y camina sobre almohadones. Se vería bien en esta parte
que prendiera un cigarro y saliera al balcón. O si observara la ciudad y sintiera
el vértigo del pórtico.
El portal de la caída hacia dentro
El sueño del laberinto quebrado.
La boca seca de la muerte.

Nuestro protagonista maneja, busca una mujer, la busca a ella. ¿Quién es ella?
Ella es un perfume ácido, un par de zapatillas de clavo. El dedo en la llaga.
La nota alta de su vida.

Por el retrovisor vemos las luces de los autos que le pegan en la vista.
Pisa el acelerador, deja atrás los semáforos y la ciudad.
No desea detenerse y no se detiene. Tiene un ritmo en la mano que no deja ir.


JORGE GONZÁLEZ

Soy un laburante, siempre lo fui desde el primer equipo que nos compramos.
Me encerraba semanas a grabar. Hice la pega. Dije lo que dije, no soy cínico.
Puedo escuchar una balada, al Víctor, la Violeta, los Bee Gees. No tengo complejos.
Viví en Berlín, en una habitación acompañado por cuatro guitarras
que eran como cuatro gatos que dormían a los pies de mi cama.

Soy un laburante, soy Jorge González
y no me arrepiento de nada.

Un músico nunca debe hablar mal de otro músico. Mi filosofía, mi desobediencia.
El enemigo está en otra parte. Escribo un libro que es como las cuerdas de mi guitarra.
No estoy enfermo, nunca lo estaré. Vivo otra ley.
Mi garganta no se ha cerrado, puedo respirarte al oído si quieres. Te he acompañado
todos estos años, es imposible que no fuéramos amigos. Mira, escucha
como suena esta canción.


Foto David BustosDAVID BUSTOS (Santiago, 1972). Ha publicado los libros Nadie lee del otro lado (2001), Zen para peatones (2004), Peces de colores (2006), Ejercicios de enlace (2007), Jardines Imaginarios (2010), Hebras Viudas (2011), Dos cubos de azúcar (2014). En 2007 obtuvo el Premio Municipal de Literatura, mención poesía. Ha sido guionista de teleseries.