Extracciones: Tener [Robin Myers]

La cotidianidad como piedra angular de una reflexión con sustrato empírico. Percatarse de la convivencia entre la emotividad y las sensaciones físicas. En Tener, lo último de Robin Myers, la autora nos lleva a lo más profundo de estas cavilaciones ambivalentes, que transitan entre la belleza transparente de lo simple y la nebulosidad de la memoria emotiva.

 

Agradecemos a los amigos de audisea. por hacernos llegar esta pequeña gema en  la impecable traducción de Ezequiel Zaidenwerg.

 

 


tener.cover_.front_.jpg

Poemas extraídos de Tener [Traducción de Ezequiel Zaidenwerg] (audisea., 2017)

 

 


 

 

Fueron años de barcos,
de trabajar en barcos en movimiento.
Sabía muchísimas palabras para nombrar las cosas que
…..pasaban a bordo.

Era más alto, entonces.
Era bulto, hombro, risa, carga, póker,
tallarines horrendos, soledad.

Había una mujer en un puerto,
la clavícula como un pedazo de cuerda
que yo sabía maniobrar.

Yo sabía su nombre
y ella sabía el mío.

 

 

 

 

There were years of boats, / of working on boats in motion. / I knew so many words for things that happened on them. // I was taller then. / I was heft, shoulder, laughter, cargo, poker, / bad spaghetti, loneliness. // There was a woman in a port, / a collarbone like a lenght of rope / I once knew what to do with. // I knew her name, / And she knew mine.

 

 


 

 

No puedo vivir sin eso,
dicen.

Si no pudiera pintar,
me moriría.
No podría vivir sin comer carne.
Me moriría si no pudiera
trabajar en una habitación bien iluminada.
Con ese calor, me moriría.
Si no pudiera nadar,
si no pudiera tomar
vino, si no me acordara
de la cara de mi hija,
me moriría. No podría vivir
con mi consciencia si nos hubiéramos
acostado hace muchos años.
Me hubiera muerto
si no lo hubiéramos hecho. No podría
vivir sin vos.
Me voy a morir sin vos.

Cuando se mueran,
habrán tenido razón.

Personalmente

yo, si pudiera, volvería
a tocarte la mejilla

con todos mis sines
vivos en mi piel.

 

 

 

 

I can’t live without it, / they say. // If I couldn’t paint, / If I couldn’t paint, / I would die. / I couldn’t live without red meat. / I would die if I couldn’t / work in a well-lit room. / I would die in that heat. / If I couldn’t swim / If I couldn’t drink / wine, if I didn’t remember / my daughter’s face, / I’d die. I couldn’t live / with myself if we’d gone / to bed all those years ago. / I would have died if / we hadn’t. I couldn’t / live without you. / I’d die without you. // When they do, / they’ll be right. // As for me — // If I could, I would / touch your cheekbone again // with all of my withouts / alive in my skin.

 

 


 

 

Papá no pudo hacer pie adentro de sus costillas
durante mucho tiempo.

Durante mucho tiempo,
yo le insufle mi aliento, respiré sin él.

Di brazadas en la herrumbre,
en el alquitrán,
en el pulmón oscuro del mar.

 

 

 

 

My father floundered in his ribcage / for a long time. // For a long time, / I breathed into him, without him. // I swam into the rust, in the tar, in the sea’s dark hung.

 

 


 

 

Incluso para vos, por más joven
que seas,
todo lo que viviste hasta el momento
ya es tu vida
entera, contenida.

Visto así, el fin
es siempre parte de ella,

te habita.

 

 

 

 

Even for you, young / as you are, / what you’ve lived by now / is already your entire / life, contained. // Seen this way, the end / is always part of it, // inhabits you.

 

 


myers2_fotor

ROBIN MYERS (Nueva York, 1987). Es poeta y traductora. Radica en la Ciudad de México. Autora de Amalgama (México, Ediciones Antílope, 2016) y Lo demás (Argentina, Zindo & Gafuri, 2016; España, Kriller71 Ediciones, 2016), ambas ediciones bilingües. Sus poemas también han salido en las revistas VICE México, Letras Libres, Tierra Adentro, Punto de Partida y PlayGround Magazine, entre otras. Ha traducido y publicado a diversos poetas y narradores de español a inglés.

 

zaidenwerg_fotor

EZEQUIEL ZAIDENWERG (Buenos Aires, 1981). Publicó los libros de poemas Doxa (Vox, 2007), La lírica está muerta (Vox, 2011) y Sinsentidos comunes (Bajo la luna, 2015), ilustrado por Raquel Cané. Administra desde 2005 el sitio zaidenwerg.com, dedicado a la traducción de poesía. Como traductor, en forma de libro tradicional, publicó Me va a gustar el siglo XXI, de Mark Strand, Elegías Doppler, de Ben Lerner, Charlas breves, de Anne Carson, El Club del Crimen, de Weldon Kees y Lo demás, de Robin Myers. Compiló y prologó la antología de poesía argentina Penúltimos, publicada por la UNAM en 2014. Vive en Nueva York, donde ahora cursa estudios doctorales en New York University.