Inéditos: Tres poemas de Tilsa Otta Vildoso

 

No es que seamos monotemáticos, pero creemos que no hay mejor poesía que la que habla de ella misma: la belleza de la imagen recursiva del lenguaje traspasando sus límites una y otra vez, no es comparable ni al mejor de los poemas cursis que ustedes postean recurrentemente en sus muros.

 

Agradecemos a Tilsa Otta Vildoso por la primicia de estos inéditos que nos ayudarán a mantenernos —todavía más— en el onanismo literario.

 

 

 


 

 

Un poema es el resultado de un experimento de conciencia

Un poema verdadero nunca podrá ser probado por la ciencia

Un poema nunca podrá ser probado

 

Un poema nunca podrá ser borrado

 

 

 

 

 

 


 

 

 

La poesía es la gran aguafiestas

La invitada sentada en la esquina callada

Observando a todos, la que no se halla, se aburre rápido, piensa que estaría mejor en casa

La que roba vasos de otras manos y siempre pide cigarros,

La primera que baila y luego llora,

La que roba besos a chicos y chicas, la que no logra articular palabras ni caminar derecho, la que pierde el sentido

A quien botan a patadas y regresa

Contenta, ya más animada

La última en irse, cuando la fiesta ya ha terminado

La primera en llegar cuando la fiesta ha terminado

La copa rota, el suelo mojado, el vómito en el sofá de cuero, la quemadura de cigarrillo en mantel y brazos, la aventura de una noche, la resaca, el chupetón, el arrepentimiento, el nuevo amor, la pastilla del día siguiente, tus tres hijos, el departamento comprado a plazos, la búsqueda del éxito, la deuda con el banco, el auto de segunda, la estabilidad, la confianza que dan los años, la crisis de los cuarenta, el fin del amor, la vejez tranquila, tu entierro.

La poesía es todas las fiestas.

 

 

 


 

 

 

HACER

Hacer prodigios

No sabe qué hacer No sabe qué hacerse

¿Escribirás la carta esta noche? Lo haré sin falta

¿Vendrás mañana? Sí haré

Hacer concepto, juicio, un poema

Hacer sombra, humo

Hacer la comida, la cama, la maleta

Esta pipa hace buen vino

Esa camisa te hace más joven

Hacer gente

Hacer el cuerpo a las fatigas. Hacer el caballo al fuego

Mañana mi hijo hace diez años

Hago tanto Hago a todo

Hacer estimación Hacer burla

Hacer pedazos

Hacer señas, gestos

Yo hacía a Juan, o yo lo hacía, en Francia, contigo, estudiando No lo hago tan necio

Hacer dinero Hacer una fortuna

Hacer el rey, el gracioso, el lobo

Hace QUE  estudia, QUE trabaja Hacer QUE hacemos No lo hago tan necio

Nueve y cuatro hacen trece

Este enfermo hace el número cinco

Hacer hueco Hacer sitio

Hacer una carrera, hacer el bachillerato

Le hizo venir Hizo que nos fuésemos

Hacer caca, pis

Esta moto hace una media de 120 km/h

Hace calor, frío, buen día Hace bueno Mañana hará malo hacen trece

Hace tres días Ayer hizo un mes Mañana hará dos años hacen trece

Creo que hice bien

Eso no le hace No hace al caso

Por lo que hace al dinero, no te preocupes

Esto no hace con aquello Llave que hace a ambas cerraduras

Ella hizo DE  Electra Creo que hice bien Este nombre hace DE sujeto La alfombra hacía DE cama

Creo que hice bien

Hacer por llegar Hacer por venir Hacer para salvarse Hacer para sí

Hacer alguien como que no quiere algo, o como que no ha visto a otra persona

Hacer petróleo, carbón, medicinas, víveres

Hacer por llegar Hacer por venir Hacer para salvarse Hacer para sí

Hacer DEL tonto Creo que hice bien

Hacerse vinagre el vino

Hacerse cristiano, comunista, surrealista

Creo que hice bien

Hacerse el valiente

Hacer por llegar Hacer por venir Hacer para salvarse Hacer para sí

Hacerse a un lado o como que no ha visto a otra persona

Se hizo CON  un buen botín

Hacerse CON el muchacho Hacerse CON  el coche

Las manadas que a don Quijote se le hicieron ejércitos

Hacerse la hora de comer, de día, las cinco Hacerse tarde

Hacerse el tonto Hacerse tonto Hacerse el tonto

¿QUÉ se hizo el rey don Juan? Los infantes de Aragón ¿QUÉ se hicieron?

¿QUÉ se hizo DE tantas promesas?

Hacer concepto, juicio, un poema

Buena la has hecho La hemos hecho buena

Creo que hice bien

 

 

 

 


Tilsa Otta Vildoso.pngTILSA OTTA VILDOSO (Lima, 1982). Ha publicado los poemarios Mi niña veneno en el jardín de las baladas del recuerdo (2004) e Indivisible (2007), con la editorial Álbum del Universo Bakterial, y Antimateria (Neutrinos, Argentina, 2014; Pesopluma, Lima, 2015; Juan Malasuerte, México, 2016); además del libro de cuentos Un ejemplar extraño (Solar, 2012) y el cómic VA (Contexto Editorial, 2017), en coautoría con Rita Ponce de León. Estudió Dirección de Cine y ha realizado alrededor de 20 piezas audiovisuales. Más info y magia blanca en http://www.tilsaotta.com.