Inéditos: Cinco poemas de Nicolás Meneses

 

No, no es una guía de procedimientos de faena visada por un prevencionista de riesgos. Tampoco es el resultado del embrutecimiento mental que causa  ese turno de 20 por 10 que te pone en función únicamente del trabajo durante un periodo interminable, escindiéndote de tu mundo y condenándote a vivir todo de manera entrecortada e incompleta. No, no es nada de lo anterior. Es sólo el lenguaje que transforma en imágenes, formas y figuras de cierta belleza, hasta el más pueril elemento de la rutina laboral digna de un ambiente hostil.

 

 

Esto es parte de lo próximo que se viene de Nicolás Meneses, bajo el título de “Tipología de accidentes laborales”; y como buenos textos inéditos, los celebraremos como el pequeño evento luminoso y melancólico del día que te hace recordar por qué soportas tu realidad diaria.

 

 

 

 


 

 

CONTACTO CON ELEMENTOS CORTANTES

Dentro de la fila
marcando el ingreso
mis compañeros no hablan
¿para qué van a hablar
si la pega hay que sacarla
antes que la lengua?

Faltan cámaras
dice alguien
como si esa fuera garantía
de seguridad.

Las sierras para cortar carne
brillan
me recuerdan al brillo
de la dentadura de los malos
en los monitos de la tele.

Dijeron que cada dos brazos
por año
las sierras se calmaban
pero íbamos por diciembre
y todos le hacíamos el quite.

Como yo era nuevo
me mandaron a mí.

Uno puede ser muy precavido
no acercarse nunca a un perro rabioso
pero el perro igual salta a morderte
sacarte pedazos
al menor descuido.

 

 

 


 

 

CONTACTO CON CORRIENTE

Pocas cosas se recogen del suelo
y se limpian tanto
como a un hombre
carbonizado.

Cuando los enfermeros llegan
pisan la tierra con cuidado
como queriendo
desactivar una bomba
iluminan las manos achurrascadas
con el cobre reluciente
fundido en hierro, fósforo
y levantan el cuerpo.

La sangre coagulada en el piso
forma un charquicán de hematíes
plaquetas
leucocitos.

 

 


 

 

GOLPE CON OBJETOS EN MOVIMIENTO

En mis sueños corro
a más de doscientos kilómetros por hora
solo queda el cinturón
para evitar desparramarse
como un rompecabezas.

En mis sueños
choco con postes
barreras de contención
aparecen filas de autos
en un taco infinito hacia la zona de carga y bodegaje
del Paraíso.

Pero
la autopista es solo una canción vacía de peajes
donde vendedores ambulantes arriesgan
su vida por la venta de sandias a orilla
de camino
cabezas jugosas como mollera calada
que amplían su oferta al agua mineral
y los pasteles de La Ligua.

 

 

 


 

 

CLÁUSULA 1

¿Y si nuestro cuerpo fuera transparente
como la puerta
de una lavadora?
¿nuestra cabeza el cristal
más reluciente
de la vitrina?
¿nuestro tronco
un cilindro de gas
vacío
nuestro brazos y pies
ramas
secas
nuestros ojos
cámaras
sin
memoria?

 

 


 

 

SEGURO DE MUERTE 1

Las cuatro sombras
proyectadas en el pavimento
por los focos del galpón
son mis cuatro vidas
en este juego.

Corro entre los minúsculos espacios
de la planta
acomodo mis engranajes
evitando gastar
mi cableado y circuitos.

Cada movimiento
responde a un comando determinado
con control a distancia.

Soy un cadáver
conectado a un joystick

Off.

 

 

 

De Tipología de accidentes laborales (inédito)

 

 


Nicolás Meneses.pngNICOLÁS MENESES (Buin, 1992) Estudiante de Pedagogía en Castellano en la UMCE. Ha publicado Camarote (Ediciones Balmaceda Arte Joven, 2015). Becario de la Fundación Pablo Neruda (2016) y del Consejo del Libro y la Lectura (2015). Aparece en la antología Halo, 19 poetas chilenos nacidos en los 90 (J.C Saéz Editor, 2014). Es colaborador habitual de La Raza Cómica y La Calle Passy.