Adelanto: Tres impresiones [Mario Arteca]

Portada Tres impresiones

Considerado uno de los autores más sobresalientes de la poesía argentina actual, Mario Arteca ha dado forma a una obra poética cuyas particularidades rebasan las categorías más a la mano con las que podemos intentar conceptualizar la poesía que se ha estado produciendo en las últimas décadas al otro lado de la cordillera (¿generación del 90, post/trans/neobarroco?). Más allá de cualquier etiqueta tentadora, lo cierto es que la poesía de Arteca brilla de plástica opacidad y resulta exigente en tiempos donde los poemas desafiantes parecen transarse a la baja.

Los dos poemas que tenemos el placer de presentar a continuación son un adelanto de Tres impresiones, de inminente aparición por la editorial Añosluz Editora. Este volumen reúne tres libros publicados anteriormente por Arteca: La impresión de un folleto, Hexágono y Diagonal, Nuevas impresiones, cuyo denominador común, si hubiera que definir alguno, es que giran en torno a la pintura más que en cuanto tema, como experiencia.

Disfruten estos poemas.


MOVIMIENTO ZAJ DE MADRID

Decíamos, ya limitado desde la desolación
de los géneros, un estrago; luego, otro abajo
arriba ofrece por antecedentes planos,
disposición al futuro desarrollo. Allí tiembla,
resume, equivale a filtros de claraboya
impelida de engullir un picoteo de luces.
Otro estrago, y van trastornos a la vera
del camino, cuaja el ripio ahora inmerso
en el arte por correspondencia. Añádese
un Gerald Rocher, activo para el fenómeno
de la lectura. Es así: desencadena en cada uno
“el escribir para leer” y vuelve mudo de mudez
inaudita la mímica del gas letal en las axilas.
Acíbar como chispas, no es tal cuando esplende.
No es tal la barra de hielo cuando regresa al agua
con precariedad de elemento usado, igual
a una bujía de Andy Suknasky: reproducción
casi escuálida de la horma. Luego acaece Jochen
Gerz en “A propósito del museo de las mil
circunferencias y sin centro”, con un manuscrito
en zaranda por las calles, y carroña estilo pasquín
o folleto ni por asomo activado en esos años.
(Augusto de Campos) Arrose, Éros, c’est la vie.


EL FIN DE LA MANCHA

Mostrarse por si acaso o no en la misma
dirección de cosa neutra, por si un día
un dado un quiste mallarmeano se afirme en
esos modos sínodo y una manera reacia
en la disputa menor ante los suyos. Haberlo
dicho, formas de escala simples donde se cura
la caída del peldaño, la piel prendida por millones
de astillas en el músculo, atentas a la hendidura
abierta a ramalazos, en esas chinescas a priori
reunidas a través de un litigio disponible.
¿Y qué será de aquello bien disperso cuando
a imagen y semejanza sobresalgan figuras
de predominio? Tratándose de un instante
o simple vistazo sin importancia.


Mario Arteca.pngMARIO EDUARDO ARTECA (La Plata, 1960). Publicó Guatambú (2003), La impresión de un folleto (2003), Bestiario búlgaro (2004), Cinco por uno (2008), Cuando salí de La Plata (2009), Nuevas impresiones (2009), La orquesta de bronces. Poemas ex-yugoeslavos (2010), Horno (2010), El pekinés (2011), Géminis (2012), Arteca + Yrigoyen (2012), Circulante. Antología personal (2012), Irish Republican Army (2013), El pronóstico de oscuridad (2013), País imaginario. Escrituras y transtextos: 1960-1979 (2014), Hotel Babel (2014), Yo no tengo perro (2014), Piazza Navona (2014), Noticias de la belle époque (2015) y Hotel Babel. Primera versión (2015).