Traducciones: Ocho poemas de Lydia Tomkiw [versiones de Drago Yurac]


 

 

HORIZONTE*

 

Un calor inquieto ha subido
por encima del suave silbido en la radio,
y de repente, te conviertes
en la provocación siniestra,
el húmedo, naranjo dolor de corazón
que nunca se va.

Ahora, te sostengo a la distancia de mis brazos,
la forma en que un mimo sostiene un babero fantasma.
Ahora, estoy soñando con abril,
con amarillo.
Soñando con desiertos sobre
los que caminas en el horizonte pálido.
Y la distancia te hace feo.

 

 

HORIZON
A restless heat has risen / Above the soft hiss on the radio, / And suddenly, you become / The sinister tease, / The moist, orange heartache / that never goes away. // Now, I hold you out at arm’s length, / The way a mime holds out a phantom bib. / Now, I am dreaming of April, / Of yellow. / Dreaming of deserts upon / Which you walk into the pale horizon. / And the distance makes you ugly.

 

 


 

 

 

ZOMBIES DE TEMPORADA*

 

¿Será el invierno en China tan innato?
Con lámpara y globo de escritorio, finjo ser el sol.
La tierra se está convirtiendo en un niño mal educado
y no puedo hacerme cargo de todo.
Bostezo ante el hombre que está encantado con la nieve,
que la recoge en frascos que se almacenan en el congelador,
etiquetados por año, y temiendo un apagón.

Es hora de ir a ninguna parte
en la silla mullida
llevando la gorra de burra y esperando
que la sabiduría golpee.
Este invierno
mastica mi vida,
paraliza a mi padre,
hace las cosas tan ociosas.
Ni siquiera las estrellas pulsan
como párpados nerviosos.
Este invierno nos ha entumecido
como una mosca en un cubo de hielo.
No hay balanceo, no hay bulla.

Esta temporada me recuerda
a alguna tediosa muerte
donde escuchas y escuchas
y no hay a qué bailar
nada que simbolice
un buen tiempo inminente
incluso el peligro está dormido,
abucheando a su núcleo.
Me uno a ello,
esperando la primavera y sus millones de ruidos.

 

 

SEASONAL ZOMBIES
Would winter in China be so innate? / With flashlight and desk globe, I pretend I’m the sun. / The earth is turning an impolite child / And I can’t take care of it all. / I yawn at the man who’s delighted by snow / Who collects it in jars that are stored in the freezer, / Labeled by year, and fearing a blackout. // It’s time to go nowhere. / In the overstuffed chair / Wearing the dunce cap and waiting / For wisdom to hit. / This Winter / Chews up my life, / Paralyzes my father, / Makes things so idle. / Not even the stars pulsate / Like nervous eyelids. / This winter has numbed us / like a fly in an ice cube. / No bobbing, no hearing chatter. // This season reminds me / Of some tedious death / Where you listen and listen / And there’s nothing to dance to. / Nothing to signal / An impending good time / Even danger is dormant, / Booing its core. / I join it, / Waiting for spring and its millions of noises.

 

 


 

 

 

CARRERA DE TRACTORES*

 

Esta noche, al despertar,
vi una cara diciendo: “Voy a una carrera de tractores”
Y no entendí.
Afuera, estaba lo bastante anochecido para hacer invisibles las cosas,
y oí a un auto virar
mientras desollaba el codo de un niño feo.
No llegó a ser noticia,
aunque sí me pregunté cuán difícil
sería para un tractor despellejar algo,
por muy impulsivo que fuera en los campos abiertos.

Fue una hora antes de que me quedara dormida de nuevo
y soñé que estaba en una cama empapada,
mientras mamá planchaba las cortinas de lino en la otra habitación, diciendo:
“¿No es horrible aquí con todo el calor y las ampollas de fiebre
y sin árboles para bloquear las plantas rodadoras
de venir por las ventanas?”
Miré hacia los cielos abiertos de las praderas y toda su quietud
y olvidé que la tele estaba en silencio,
dejándonos recordar todos los colores chillones del mundo.

 

 

TRACTOR PULL
This evening, upon waking, / I saw a face saying, “I’m going to a tractor pull.” / And I didn’t understand. / Outside, it was dusk enough to make things invisible, / And I heard a car swerve / As it skinned the elbow of an ugly child. / It didn’t make the news, / Though I did wonder how hard / It would be for a tractor to skin anything, / No matter how impulsive it was on the open fields. // It was an hour before I fell asleep again / And dreamed I was on a soggy bed, / While Mom ironed linen curtains in the other room, saying: / “Isn’t it awful here with all the heat and the fever blisters / And no trees to block the tumbleweeds / From coming in the windows?” / I looked up at the open / prairie skies and all its stillness / And I forgot that the TV was silent, / Letting us remember all the loud colors of the world.

 

 


 

 

 

RECORDANDO EL ÚLTIMO ENCUENTRO**

 

No hay abrazo anémico en la calle;
un beso es lanzado, se encuentra con otro,
cae a la acera y va por una vuelta.
Tú adviertes de las nubes apretadas que
se retuercen como gusanos del ejército;
una forma de suicidio algebraico, supongo.
Quiero llamar a los marineros,
maldecir sus canciones de gasolina,
mientras la luz en la cabina me vuelve horrible.
Quiero volverme hidráulica,
golpear los quioscos de la publicidad nacional,
sentir el mundo arrastrarse en mí a través de las yemas de los dedos,
mientras el tráfico se bloquea, se detiene, se vuelve suave.
Quiero hablar de leche,
sobre los huesos invisibles de la cara,
acerca del cerebro que se asienta demasiado cerca de la piel
mientras te oigo decir que podemos ser motosierras
bajo las estrellas.

¿Bajo qué estrellas?

 

 

 

RECALLING THE LAST ENCOUNTER
There is no anemic embrace on the street; / A kiss is thrown, meets another, / Drops to the sidewalk and goes for a tumble. / You warn of tight clouds that / Wriggle like army worms; / A form of algebra suicide, I guess. / I want to telephone the sailors, / Curse their songs of gasoline, / As the light in the booth turns me hideous. / I want to become hydraulic, / Hit the newsstands—national exposure, / Feel the world crawl into me through the fingertips, / As the traffic locks, stops, goes soft. / I want to talk about milk, / About the invisible bones of the face, / About the brain that sits too close to the skin / While I hear you say that we can be chainsaws / Under the stars. // Under what stars?

 

 


 

 

 

MI DADÁ FAVORITO**

 

Un delicado joven artista se para:
cuchilla en su cuello, piel de serpiente a sus pies;
suena una sirena, la ciudad se aleja,
y todo lo que puedo oír son los gritos de aquellos que están
siendo devorados por la música.

Sueño que me despierto con una blusa a rayas
en algún lugar de Jamaica.
Cada vez que parpadeo, un millón de sonidos escapan de mis ojos,
corren hacia las olas
y se patean hasta la muerte.
Entonces sueño el sueño llamado lavandería.

Pero cuando él se acerca, admiro la luz tenue
del pelo de muñeca,
la turbidez de la complexión mientras
me tranquiliza por el lado de su boca
“Los ojos amarillos de los peces no están tristes”
Y yo contesto
“Sí, pero ¿alguna vez has visto los susurros de las aceras
mientras pasan las mujeres pálidas?”
Él sacude la cabeza, envía dispersos chips de lucita
y continúa repitiendo
“La luna no tiene olor,
la luna no tiene olor…”

 

 

 

MY FAVORITE DADISTIC
A delicate young artists stands: / Switchblade at his neck, snakeskin at his feet; / A siren sings, the city turns away, / And all I can hear are the cries of those who are / Being eaten by the music. // I dream I wake in a striped blouse / somewhere in Jamaica. / Each time I blink, a million sounds escape my eyes, / Run out into the waves / And kick themselves to death. / Then I dream the dream called laundry. // But when he comes near, I admire the glimmer / Of doll’s hair, / The muddiness of complexion as / He reassures me through the side of his mouth / “The yellow eyes of fish are not sad,” / And I reply / “Yes, but have you ever caught the whispers of sidewalks / As pale women walk by?” / He shakes his head, sends lucite chips scattering / And keeps repeating / “The moon has no odor, / The moon has no odor…”

 

 


 

 

LETARGO**

 

Todos son tan aburridos:
no hay cura para los resfriados,
persecuciones de autos en estacionamientos,
nada que haga a este asteroide más rápido.
Incluso tu zumbido fiebroso me hace pensativa,
me pone a un ritmo melancólico, como encarnada en un huevo.
Debería congelar oxígeno a medianoche y descongelarlo al amanecer,
arar la tierra sólo para poner nerviosas a las lombrices,
pero en vez de eso, estoy lista para lanzar ladrillos
(pero sólo algo tan aburrido como ladrillos);
perdóname
mientras yo
me desnudo y derrito.

 

 

 

LETHARGY
Everyone is so boring: / No cure for colds, no car lot chases, / Nothing to make this a faster asteroid. / Even your fevergiving drone makes me pensive, / Puts me at a melancholy pace, as if embodied in an egg. / I should freeze oxygen at midnight and thaw it at dawn, / Plow fields just to make the earthworms nervous, / But instead, I am ready to throw bricks / (but only something as dull as bricks); / Pardon me / While I / Strip and melt.

 

 


 

 

UN DISPARO EN LA CABEZA**

Temo a la ciencia, a la matemática,
me da miedo cualquier cosa gruesa e inflexible:
el espacio entre tus costillas, demasiado duro
para hurgar mis dedos adentro.
Y tú decides mudarte a Pittsburg
donde los hombres excavan de rodillas haciendo
sus estómagos lo suficientemente apretados para bailar encima.
¿Qué me queda por hacer?
He perdido mi deseo de provocar ruido;
ya no quiero coquetear con el enemigo o
aterrorizar Alaska;
he dejado de robar libros para vivir
(ese crimen de poca monta),
he probado conducir autos y nunca volver.
Esto es bastante serio.
Me voy a la cama, todavía entre paréntesis,
un mero codazo.
Son cosas como estas las que te hacen encontrar refugio en el sueño,
tan sin sueños, podrías caer en la muerte
y nunca descubrirlo.

 

 

A SHOT IN THE HEAD
I fear science, I fear math, / I fear anything thick and inflexible: / The space between your ribs, too tough / To poke my fingers in. / And you decide to move to Pittsburg / Where men shovel on their knees making / Their stomachs hard enough to dance on. / What is left for me to do? / I have lost my desire to provoke noise; / No longer want to flirt with the enemy or / Terrorize Alaska;
I’ve stopped stealing books for a living / (that small time crime), / Test driving cars and never coming back. / This is quite serious. / I go to bed, still in parenthesis, / A mere elbow nudge. / It’s things like this that make you find refuge in sleep, / So dreamless, you could slip into death / And never find out about it.

 

 


 

 

EN MI 21AVO CUMPLEAÑOS**

Como un gesto retenido en un ascensor,
así es este día.
Ato estas manos a mis caderas
cuando deberían estar agitándose con frenesí,
bailo con el hombre de bambú desnudo cuando
realmente debería estar valsando.
No conozco a nadie que haya muerto en agosto,
no hay feriados adjuntos a este mes;
es todo mío:
Mes de eternas pelirrojas.
Mira lo que he creado para mí:
Una mariposa crece mareada en calor,
zumba contra una pared y cae.
Una chica, escogida al azar entre la multitud,
se sienta en el techo de un Chevy decorado,
y mientras se aleja,
saluda a las calles vacías.

 

 

 

ON MY 21ST BIRTHDAY
Like a gesture held back in an elevator, / So is this day. / I strap these hands to my hips / When they should be waving in frenzy, / Dance with the nude bamboo man when / I really should be waltzing. / I know no one who has died in August, / No legal holidays attached to it; / It’s all mine: / Month of eternal redheads. / Look what I’ve created for myself: / A butterfly grows dizzy in heat, / Buzzes into a wall and drops. / A girl, picked at random from the crowd, / Sits on the roof of a decorated Chevy, / And as it pulls away, / Waves to the empty streets.

 

 

*Pertenecientes a letras de canciones de su dúo musical “Algebra Suicide” con Don Hedeker, del álbum Big Skin.
**Extraídos de sus libros de poesía publicados, Popgun Sonatas (1980) y The Dreadful Swimmers (1989). Recopilados de internet.

Lydia TomkiwLYDIA TOMKIW  (Chicago, 1959 – Phoenix, 2007). De padres inmigrantes ucranianos, creció en el duro barrio de Humboldt Park. Se graduó en Lane Tech High School en 1977 y asistió al campus de la Universidad de Illinois/Chicago y Columbia College, donde se recibió con una maestría en Artes Disciplinarias. Sus libros de poesía publicados en vida fueron Popgun Sonatas (1980) y The Dreadful Swimmers (1989). Su poema, ‘Six of Ox Is’, fue incluido en la edición de John Ashbery de la mejor poesía estadounidense del año 1988. En 1983, Lydia y su esposo Don Hedeker formaron la banda, ‘Algebra Suicide’, fusionando las letras y voz de Lydia con el New Wave/Punk de la guitarra de Don. Considerada una agrupación de culto en Chicago, su fama se extendió internacionalmente  gracias a sus seis álbumes publicados entre 1986 y 1995. Después de su disolución y del divorcio con Don, Lydia se trasladó a East Village en Nueva York, donde hizo varias rondas de lecturas de poesía y siguió escribiendo, al parecer, una novela llamada Ugly Kids, la cual estaba lista para publicarse antes de su fallecimiento pero que ahora se presume perdida. Su álbum en solitario, Incorporated (1995) no obtuvo el éxito esperado, por lo que el consumo de alcohol de Lydia se salió de control. Ante el deterioro de su salud y para estar cerca de su familia, se mudará a Phoenix, lugar donde pasará sus últimos años de vida .

Drago YuracDRAGO YURAC (Santiago de Chile, 1996). Estudiante de Psicología y Licenciatura en Estética en la PUC. Ha participado en talleres de poesía y narrativa.