Futuro esplendor: Siete poemas de Álvaro Gaete Escanilla

Proyectar la distribución espacial sobre un terreno, independiente de su llanura. Acomodar en la coordenada. Aplanar superficie, quitar maleza, colocar encima el corpúsculo. La arbitrariedad en la disposición obedece una idea fija. Cuando se haya situado el punto, dividir el espacio colindante en dos, quedando en medio.

*************

Para determinar la llanura de un paraje es necesario considerar una serie de aspectos: Primero, inclinarse por textura o espacio adecuados. La capacidad para retener agua, o la de ponerse a flote. Si se cava lo suficiente se encontrarán rocas.

No es necesario elegir suelo rico en nutrientes, o materia orgánica. El pasto sintético es una opción, más todavía en tierra quemada.

El tratamiento previo a la ocupación de la tierra puede afectar su plusvalía: Si una de las facultades de la ubicación del proyecto es su esencia, mantenga rasgos fundamentales. Varía, desde una piedra de más usada en la argamasa a la mantención de maleza autóctona.

*************

La argamasa al contacto con agua levanta polvo. También el suelo en contacto con objetos en caída: Vigas, piedras, que se disponen antes de comenzar y durante el proceso. El cercado cumple con encuadrar el espacio de trabajo. El ruido de las herramientas, un aviso comunitario: Ofertas en verde. Avance del proyecto bajo los tiempos propios.

*************

Rastrar dentro de la hormigonera, la idea fija. Materialidad que tuerce ruido blanco. Hormigón que al ser vertido será sedimento en estado de alerta, como un peñasco. Superficie porosa que deja a la vista lo que pudo interferir con el ritmo que lleva durante su respiración. Bajar el polvo suspendido arrojando baldazos de agua. Esa niebla incipiente vuelve a cambiar su densidad y se confunde con la argamasa, a todas luces, maleable. La argamasa se contrae, relaja y se vuelve a contraer. Tapiar la explanada antes de que cambie su forma.

*************

Esta especie de azulejo transparente —ambos comparten tersura— goza de impermeabilidad.

Así como el andamio es un elemento a considerar para ser adosado en exteriores, también lo que interfiera entre la luz que llega a la ventana y el interior del inmueble. Al sobreponer un enrejado en el alféizar se impide el acceso (aunque en algunos casos, es posible introducir parte del brazo). La luz artificial (reflejo), cuando pasa por el vano, imprime figuras a manera de tapiz, ya sea en el muro o en el solar. El tramado puede variar forma y espacio.

*************

En esta parte del mundo el feng shui suma nuevos adherentes, cada día. Lo que es negativo, según el feng shui. Concepto que en este vocablo significa “viento yagua”, respectivamente.

La sombra cuando logra su proyección corrige y segrega: Al poner los muebles frente a la luminaria, adosados al muro, desde el vértice del primero hasta la pared, una silueta indica el espacio útil.

Se sabe que la lámpara no cambiará de posición en términos de “viento y agua”. Se puede decir que la tensión es la altura de la cascada, la corriente, el volumen que cae, y la potencia, el impacto que recibe el lecho del río.

Al mover la lámpara, no solo se cambia el torrente, también la posición del sol al que suple. Por esto son los muebles los que cambian de sitio.

*************

Tanto el azulejo como la baldosa, perpetúan una forma. Seis placas horizontales componen una caja del tamaño de una baldosa vertical, que a su vez, comparte la forma de un muro.

Trabajar en frio: El azulejo (la cerámica de poco espesor, esmaltada, no el ave; también llamado Passerina Cyanea) debe ser adherido al mortero por medio de un golpe seguro. Debido a su dimensión, capaz de transferir peso y calor.

Poemas extraídos de Ensamble (inédito)


Álvaro Gaete EscanillaÁLVARO GAETE ESCANILLA (Lo Espejo, 1994). Estudiante de Pedagogía en Castellano (UMCE, ex Pedagógico). Mención honrosa en el premio Roberto Bolaño en la categoría poesía, año 2016. Trabaja en su primer libro.