Traducciones: Tres poemas de William Wordsworth [versiones de Joaquín Eguren Álvarez]

ESCRITO EN MARZO

El gallo cacarea,
El arroyo fluye,
Los pequeños pájaros gorjean
El lago resplandece
El campo verde duerme en el sol;
Los viejos y jóvenes
Trabajan con los más fuertes;
El ganado pastando
Sus cabezas nunca se levantan:
¡Son cuarenta que comen como uno!

Como un ejército vencido
La nieve se ha retirado
Y ahora descansa enferma
Sobre la cima del cerro desnudo
El niño del arado golpea – golpea – golpea:
Hay alegría en las montañas;
Hay vida en las montañas;
Pequeñas nubes navegando
Cielo azulado prevaleciendo
¡La lluvia se terminó y fue!


MI CORAZÓN SE ELEVA

Mi corazón se eleva cuando contemplo
Un arcoíris en el cielo:
Así fue cuando mi vida comenzó;
Así es ahora que soy un hombre:
Así será cuando envejezca
¡O sino déjenme morir!
El niño es padre del hombre;
Podría desear que mis días estuvieran
Atados uno a uno con la piedad original.


UN SUEÑO ROBÓ MI SELLO DE ESPÍRITU

Un sueño robó mi sello de espíritu
No tenía miedos humanos:
Parecía una cosa que no podía sentir
El toque de los años terrestres.

Ella no tiene movimiento, ni fuerza;
No escucha ni ve;
Enrollada alrededor del curso diurno de la tierra
Con rocas, y piedras y árboles


JOAQUÍN EGUREN ÁLVAREZ (Santiago, 1990). Poeta y Licenciado en Educación en Inglés por la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. Desde el año 2015 forma parte de la editorial cartonera Hipérbole Ediciones. El 2014 publica Concreto, su primer poemario  (Opalina Cartonera, 2014).