Extracciones: Corredores en el parque [Jorge Aulicino]

CUANDO LOS DEL FBI PASAN CORRIENDO A TRAVÉS DE LAS COCINAS

Cuando los del FBI pasan corriendo a través de las cocinas
chinas o de los grandes restaurantes,
en tanto los malos les arrojan carritos y sartenes para
entorpecer su paso, pienso en los grandes procesos,
en los admirables procesos químicos que interrumpen,
las fabulosas obras de la fritura y de las especias
el punto maestro de la salsa.

….El correr con traje de calle a los balazos
inventando tretas contra el contrabando de mestizos
y pactando con carteles y muriendo sobre el pavimento
sólo nos sume en auténtica melancolía inactiva;
pese a lo cual los muchachones con traje que desatan
una balacera en el restaurante y luego
corren con trajes y zapatos negros como
futbolistas en ropa de civil, nos despiertan una ternura
ligeramente londoniana; por la inocencia final
del que no es otra cosa que la acción,
y por la volatilidad del traje, que es una prenda cómoda,
contra lo que suele creerse.

VISTO DESDE CIERTO ÁNGULO ES COMO SI EL MUSGO INTERESARA

Visto desde cierto ángulo es como si el musgo interesara
y no la guerra, cuando en realidad llenos de musgo
la cara, los botines, la tropa avanzó por el bosque camuflada…

Pero aquello lateral, lo sabés…

El tintineo de una cafetera, el color en la vena de un viejo,
……………………………..briznas sobre el aeroparque…
Lo indescriptible en la mañana saturada y en el vacío aire.
Un hombre con un remo ha llamado a la puerta.

LUEGO DE HABER INTRODUCIDO EL REALISMO EN LA ENOLOGÍA

Luego de haber introducido el realismo en la enología,
patrulló durante años la costa de la inacción;
pues cuando se sabe la dificultad de la metáfora,
el modo en que los colegas intentaron definir ese sabor de fondo
-lo mismo que mirar el cielo cada día desde la cocina-,
uno entra en catatonía, el teléfono suena sin cesar,
el goteo en las profundas tuberías es el único consuelo.

AHORA, LAS COSAS QUE NO SON FUNDAMENTALES PARA MÍ

Ahora, las cosas que no son fundamentales para mí
forman una difusa legión, como ciertas veces las sombras en el día.
Son, entonces, las cosas realmente importantes y casi siempre inaccesibles.
Ahora, llueve sobre el río: no hay nada más inútil que esta lluvia sobre el agua.
Tal vez nada más fascinante, por otro lado.

Papá se achicó con los años. Aunque no podía contener su ira natural
y tampoco descuidaba su pelo ni su cara, hablaba a veces en italiano
y se mostraba atento a muchas cosas que para él antes no eran nada.

SOBRE UNA MUESTRA DE FOTOS DE GEORGE FRIEDMAN NO SE PIENSA

Sobre una muestra de fotos de George Friedman no se piensa
demasiado en creer su imagen de una ciudad que parcialmente
……….duerme y despierta con nosotros.
Recuerdo y quiero imaginar, mientras de noche estoy despierto,
que estoy en medio de todo: calles como pasadizos
y oscuras calles vulgares amarillas a la luz de farol;
vías en reposo, tanques de hidrógeno en los hospitales
bajo una luna fría, y avenidas casi vacías y,
sobre todo, vida oscura en los techos, en las alcantarillas.

Pienso en millones de luces de esta ciudad miradas
desde un avión, ciudades como esta y miles de luces
y demonios que corren como grandes sombras sobre las ciudades
vistas desde un avión, y me digo que uno vive en el fondo de eso,
rodeado de ruidos nocturnos y de insectos, y sabiendo
que a la mañana la manga invernal de un saco
a cuadros en un bar le interesará más
que las galaxias y sus sombras;
……….esto porque luces de ignotas colinas se mueven
en el borde sufrido de la manga de ese saco sobre el que caen
algunas migas, mientras el hombre se pierde en la deglución.

-El saco recupera su intimidad, la calle se amortigua, mudo gesticula el televisor-.

PONGAMOS QUE OYERAS TODOS LOS SONIDOS COMO UN CIEGO PRODIGIOSO

Pongamos que oyeras todos los sonidos como un ciego prodigioso,
como Daredevil, el superhéroe inválido: no serían las voces sino
del dolor, de la ambición, de la villanía, del crimen, de los despachos
y de los galpones, de las construcciones y los entierros:
no serían las voces ni los sonidos -taladros, sirenas, disparos- de una
civilización que se extingue.

Te basta con las voces y los sonidos del pasillo. Son los mismos.
El don sería oír los pasos de una lagartija en tu cuarto.
Podrías decir entonces que oís el corazón del universo,
su din-don, su campana, su mecanismo racional o carnívoro.
Todo lo que sube en cambio al cielo es de la obra, la marcha,
la estridente sinfonía en un vacío donde no ululan los vientos
ni cazan los murciélagos.

*Todos los poemas, de Corredores en el parque (2016)


JORGE AULICINO (Buenos Aires, 1949). Publicó, entre otros, los libros de poesía La caída de los cuerpos (el lagrimal trifurca, 1983), Paisaje con autor (Último Reino, 1988), Hombres en un restaurante (Libros de Tierra Firme, 1994), Almas en movimiento (Libros de Tierra Firme, 1995), La línea del coyote (Del Dock, 1999), Las Vegas (Selecciones de Amadeo Mandarino, 2000), La luz checoslovaca (Libros de Tierra Firme, 2003), La nada (Selecciones de Amadeo Mandarino, 2003), Hostias (Del Dock, 2004), Máquina de faro (Del Dock, 2006), Cierta dureza en la sintaxis (Selecciones de Amadeo Mandarino, 2008), Libro del engaño y del desengaño (Ediciones En Danza, 2011), El camino imperial. Escolios (Ruinas Circulares, 2012), El Cairo (Del Dock, 2015) y Corredores en el parque (Barnacle, 2016). Publicó su poesía reunida hasta 2011 bajo el título Estación Finlandia (Bajo la Luna, 2012). Tradujo, entre otros, a Pier Paolo Pasolini, Cesare Pavese, Franco Fortini y Antonella Anedda. En 2011 apareció su traducción de Infierno de Dante Aligheri y en 2015 la traducción de los tres libros que componen La Divina Comedia. Fue integrante del consejo de dirección de Diario de Poesía entre 1987 y 1992. Trabajó en agencias de noticias y revistas y, durante 28 años, en el diario Clarín. Desde 2005 hasta 2012 fue editor de la revista de cultura Ñ. Colabora en la revista digital Op. Cit. y en Periódico de Poesía de la Universidad de México. Administra desde 2006 el blog Otra Iglesia Es Imposible (campodemaniobras.blogspot.com.ar). En 2015 recibió el Premio Nacional de Poesía.