Víctor Pérez – Cinco poemas

NEO SPLEEN

Dormía en hoteles destruidos
Bebía en los mausoleos multiplicados durante kilómetros
Mi Cadillac hacía un ruido horrible
Levantaba una catedral allí
Donde viera a un negro meterse una raya.

 

EL GEMELO SAMOANO

Llegué todo ciego
Y lo hice todo pedazos
Y miré mi sucio carné de conducir
Y recordé que tenerlo lleno de mierda
Era mi sueño
Del instituto.
Me gusta James Myers Thompson
Ando con James Myers Thompson
Ni poemas, ni secreta comprensión
Ni declaraciones de confianza, ni suposiciones morales
Alentadoras.

 

HAMLET CONTRA TANGAKA

En el tren bala
penetré a una
pastorcilla cherokee
a cambio de
hachís bueno.
Acaricié
los jeroglíficos
de su lomo
mientras pensaba
en los concursos
de mates
de Alcatraz.
Me planté
en la ciudad
echando espuma
por la boca y con
mi novela
en una bolsa
de hule.

 

BALADA DE LA CASTAFIORE

Siempre que me veo con un cubalibre en la mano
Quiero que me den la Alhambra
Siempre que me veo con un cubalibre en la mano
Quiero que me den la Alhambra
Vivan los estatus carbónicos
Viva Mónaco
En las fiestas del pueblo jodo a Tere a dos aguas cada verano
Es algo vulgar, asqueroso, violento y refrescante
Hace de mi cabeza
Algo remotamente aerodinámico
Son nuestras hermosas piezas entregadas a los dioses
Son nuestras hermosas piezas entregadas a los dioses.

 

LYRICA

Y el cielo seguía su ronda
y yo entré en algún lado
y cogí con la zurda
el semen hervido de mi padre
esa doble gloria
y probé aquellas llamas
que me supieron a historia y a musgo
y toqué un blues pavoroso
y fui por fin burdamente
verdadero
y después le robé el coche
y fui a dar una vuelta
fui a buscar a Antoñito
porque Antoñito es noble y enrollado
y conforme llega el calor
da juego
y me preguntó si yo podía ver el futuro
y yo le dije que sí
y que no me calentara la cabeza
porque yo era la Relatividad
¿has oído hablar de la Relatividad? Le pregunté
pues esa soy yo
y le chupé la tristeza a Antoñito por las orejas
y él me dio un bocado en la mano porque
quería probar la Relatividad
y cuando le invité a un cigarro
me dijo que él era el Estructuralismo
y hablamos de la vida y de la muerte
de la muerte sobre todo porque la conocíamos bien
y nos robamos la amargura el uno al otro porque éramos amigos
y trepamos a un manzano
desde el que se podía ver todo el pueblo
y miramos las nubes que seguían mutando
y ya nos llevaban ventaja
toda la ventaja del mundo.

 

Víctor Pérez (Oviedo, 1978). Poeta inédito. Poemas suyos han aparecido en una antología de poetas de Castilla y León de la revista Punto de Partida (con motivo de la FIL Guadalajara 2009) y en la revista digital El Humo.