COMUNICADO

En las últimas semanas, a la luz de la campaña #metoo, han sido revelados testimonios de una escalofriante cantidad de mujeres (muchas de ellas, amigas nuestras), víctimas de acoso, abuso sexual y violencia de género. La escena literaria también está permeada por la cultura machista. Como bien manifestó un grupo de poetas mujeres en la marcha del 8 de marzo pasado, «la literatura chilena es un antro de machitos». Nunca ha sido nuestro interés hacer de Jámpster una trinchera para causas políticas; es nuestro entusiasmo por las escrituras anómalas el que por su propia naturaleza deviene político. Sin embargo, los tiempos que corren demandan radicalidad y ante la actual contingencia no podemos sino tomar posición. En consecuencia, como equipo queremos expresar nuestro más absoluto repudio hacia los acosadores y abusadores de mujeres que circulan impunemente por aulas universitarias, lecturas de poesía y ferias del libro. No participaremos de su encubrimiento sistemático y dejaremos de publicar sus textos o, en el caso contrario —es decir, que ya lo hayamos hecho—, se borrarán de los registros de la madriguera. Decirles a esos sujetos «no son bienvenidos en Jámpster» es de mínima decencia. Si este gesto nos cierra puertas, serán puertas que no nos interesa siquiera tocar.

 

Santiago, 31 de octubre de 2017

 

Matías Fuentes Aguirre
Constanza Fuenzalida
Álvaro Gaete Escanilla
Diego L. García
Cristian Lagunas
Tito Manfred van Battenburg